Tamaulipas.- Legisladores del PAN y PRD señalaron que el hecho de que 1 de cada 3 empleados del gobierno en Tamaulipas sea priísta habla de la falta de alternancia en las entidades de la República y de la posibilidad de que por ser militante del PRI tengan un espacio o puedan ascender.

Los legisladores del PRI aseguraron que no es un delito trabajar en un gobierno siendo militante de algún partido y muchos menos, un requisito para acceder a un puesto público.

El vicecoordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Federico Döring, aseveró que aun con una mayoría de burocracia priísta, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, está obligado a gobernar, ya que esas son las condiciones en las que ganó la gubernatura.

“Habría que revisar los cargos de acuerdo con el servicio profesional de carrera, el cual se pensó en tener el mejor capital humano y no en cuotas de partidos, pero dado las condiciones, el gobernador no podrá actuar salvo que el personal no sea capaz de cumplir su función”, anotó.

El vicecoordinador del PRD en la Camara Baja, Jesús Zambrano, afirmó que este hecho da a entender que hubo un proceso partidistas en donde una de las condiciones para tener un trabajo era ser militante de PRI, lo que habla de que las viejas prácticas del partido tricolor se trasladan a los gobiernos locales como un caudal de votos cautivos que aseguren una tercera parte de sufragios.

“Esto también refleja la falta de alternancia política en los estados, es una expresión de la ausencia de la alternancia, las alternancias siempre airean los escenarios políticos y por eso tiene un impacto social, el cambio lleva a quitar la monopolización por eso son necesarias e indispensables las alianzas”, apuntó.

El vicecoordinador del PRI en San Lázaro, Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que no se puede discriminar el trabajo por religión, por sexo y menos por afiliación partido, prueba de ello, es que en el gobierno federal actual, hay un gran número de pan istas que laboran y hasta ahora no se les ha quitado el empleo.

“Estar revisando para hacer una purga en el gobierno de Tamaulipas, eso no es lo que ofreció el gobierno del PAN , ese es un acto de discriminación, nadie puede ser privado de su trabajo por su filiación política. Eso me parece ilegal”, añadió. (ElMañana.com)