Chihuahua.-  A sus 92 años, Guadalupe Aguirre, quien también es conocida cariñosamente como “doña Lupita”, concluyó la educación primaria por medio del Programa Especial de Certificación (PEC) que ofrece el ICHEA. Lupita quiere ser gobernadora, comentó entre risas, para luego añadir, ahora en serio, que con su certificado busca poner el ejemplo a su descendencia y no sólo eso, sino a la sociedad en general.

“¿A ver, por qué no quieren estudiar?, por flojera, tienen mamá, tienen papá, tienen modo de moverse, ¿que no pueden? es porque no quieren. Tienen que arriesgarse, porque si no estudian, no van a tener un trabajo que les pueda dar para sostenerse”, dijo.

Actualmente, Guadalupe es madre de 11 hijos, 26 nietos y 32 bisnietos y a pesar de que no tuvo estudios debido a que se dedicó a trabajar en el rancho de su familia además de ser una niña “muy vaga”, aprendió a leer, escribir y las operaciones básicas de matemáticas de forma autodidacta y lo que le enseñaron sus propios hijos.

“¿Sabe cómo aprendía a leer? A mi mamá le gustaba ir a Aldama y a Juárez y yo en el camino iba viendo los anuncios ¿qué dice allá? Ah… esto dice, y todo el camino estudiaba y así aprendí a leer. A mis hijos los sentaba a bolear y les preguntaba las tablas de multiplicar, “tanto por tanto”, y el que me contestaba iba pasando sus zapatos para que les sacara brillo”.

Doña Lupita, quien es una mujer muy lúcida e ingeniosa, comentó que para su examen se preparó con días de anticipación logrando obtener una calificación de 9, por lo que dijo sentirse orgullosa del resultado. Su certificado le fue entregado por su técnico docente Pedro Ortega, quien la orientó y acompañó en todo el proceso hasta la aplicación de su examen.

Por su parte, Graciela Calderón, en representación de Antonio Valdivia, director del ICHEA, acudió y entregó el certificado en la ceremonia simbólica de graduación donde se reunió toda la familia de doña Lupita para festejar este logro y llevó el mensaje del titular, quien agradeció la confianza que depositaron ella y sus familiares en el personal docente que acudió personalmente a casa de la nonagenaria para aplicarle el examen, y enfatizó su compromiso con la educación de todos los chihuahuenses que tengan la voluntad de certificar su educación básica.

“Doña Lupita es una mujer extraordinaria que a sus más de noventa años dio a todos un ejemplo a seguir en el sentido de que, principalmente, nunca es tarde para aprender y que además cuando se quiere lograr algo, sólo hay que enfocarse en ello para realizarlo. Es un ejemplo para nuestras actuales generaciones”.

Actualmente Guadalupe se prepara para aplicar su examen de secundaria, el cual realizará junto a dos de sus hijos, quienes no tienen el certificado de este nivel educativo, con lo que su ejemplo comienza a dar frutos en su familia. (http://diario.mx/)