Matamoros, Tamaulipas.- Cinco años después del descubrimiento del sitio, el gobierno de México aceptó la existencia de un centro de exterminio de personas en la zona conocida como La Bartolina, Tamaulipas, de donde ha recolectado media tonelada de huesos calcinados.

La titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), Karla Quintana Osuna, informó que las Fiscalías federal y estatal han trabajado durante cinco años en el procesamiento del terreno, ubicado en Matamoros, a unos 12 kilómetros de Brownsville, Texas, Estados Unidos.

“Desde 2017 al 28 de mayo se han recuperado, al menos, 500 kilogramos de restos óseos calcinados. En un primer momento intervino la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas, y desde hace poco más de dos años quien está procesando ese lugar de exterminio es la Fiscalía General de la República, junto con la Comisión Nacional de Búsqueda”, afirmó la funcionaria federal.

El centro de incineración y destrucción de cadáveres fue descubierto por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Procuraduría General de Justicia estatal en abril de 2016, durante el sexenio del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y cuando faltaban cinco meses para que terminara la administración del gobernador tamaulipeco, Egidio Torre Cantú.

Reportes periodísticos de El Mañana de Reynosa publicados en ese entonces señalan que personal militar encontró el sitio el miércoles 6 de abril de 2016, y dos días después detectó el terreno exacto al pie de una laguna, cerca de playa Bagdad.

De acuerdo con información federal, el sitio fue operado presuntamente por el Cártel del Golfo desde 2009. Los integrantes del crimen organizado llevaron a este terreno a personas secuestradas; allí las torturaron, asesinaron, incineraron y enterraron los cadáveres.

El ejido La Bartolina es una zona de terrenos con algunos sembradíos de sorgo, pero no hay más parcelas por la salinidad de la tierra cercana al Golfo de México.

La resistencia por informar sobre el hallazgo

En abril de 2016, medios fronterizos de México y Estados Unidos, como El Mañana de Reynosa, La Tarde, Breibart, Noticias 48 Univision y el periodista Enrique Lerma publicaron notas sobre el hallazgo; éste último reveló el caso en su cuenta de Facebook el 7 de abril. En los 3 días siguientes, los periódicos confirmaron el operativo de seguridad en la zona.

“A casi 48 horas de que se registrara el hallazgo sobre restos óseos (narco-fosas) en el Ejido la Bartolina, en Matamoros, y ante la nula información oficial por parte de las autoridades de Tamaulipas, se filtra información extraoficial con amplio conocimiento de la actividad criminal en la zona, identificada por grupos criminales como “La brecha del Infierno”, ubicada a un costado del lugar que actualmente permanece resguardado por las autoridades federales. Geográficamente este sector se encuentra paralelo con la ciudad costera de Puerto Isabel, en el Condado de Cameron, en Texas”, reportó Lerma, periodista de Noticias 48 Univision, el 8 de abril de 2016.

Un día después, El Mañana de Reynosa presentó una nota con detalles de los hallazgos:

“Tropas militares desplegadas en un campamento de exterminio con fosas en un ejido de la ciudad de Matamoros, reportaron el hallazgo de tambos conteniendo cenizas y fragmentos de restos óseos, así como garrafones de plástico con residuos de combustible.

“Esto les permitió descubrir tres tambos de 200 litros cada uno conteniendo cenizas y fragmentos o restos óseos, se desconoce si son humanos o animales’’.

Ante las publicaciones periodísticas, el Grupo de Coordinación Tamaulipas —integrado por la Federación y el gobierno estatal— emitió un comunicado el 11 de abril de 2016, donde admitió que Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia estatal y soldados intervinieron en terrenos del ejido La Bartolina. (www.animalpolitico.com)