Ciudad de México.- Aída Román regresó a Ciudad de México después de finalizar su participación en Río 2016 y mostró su inconformidad tras la asistencia de la pareja de Alfredo Castillo, titular de la Conade, a los Juegos Olímpicos.

“Fácilmente hubiera estado un preparador o un fisioterapeuta que realmente necesitaba esa acreditación. Hay deportistas que llegan superlesionados y tratan de buscar la manera de componer la lesión y no pueden tener una acreditación los médicos o los fisioterapeutas porque al final hay alguien más querido ahí”, comentó la arquera mexicana.

Aída Román se ha visto afectada por los problemas que existen entre la Conade y el Comité Olímpico Mexicano (COM), ya que éstos perjudiron su preparación para los Juegos Olímpicos. “Es el reflejo de lo que estamos viviendo, hay una gran desorganización”, dijo.

La arquera también explicó que dado al manejo que se le dio en México a la disciplina de tiro con arco en los últimos años, no tuvieron el tiempo suficiente para prepararse como quisieran.

“Cuando te cambian a un director y al otro día ponen a otro… Empiezan a salir cosas a favor y en contra y en medio se quedan muchas cosas. La verdad el deportista se queda solo y en mi caso estuve muchos años sola”, finalizó.

Padilla no se explica

El presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, ya no encuentra cómo explicar la adversidad que marca a esta delegación y la afectación que se vive por la falta de medallas.

El dirigente pide “hacer un análisis sereno y frío de lo que pasa y tomar las medidas pertinentes para aminorar la presión que puede afectar el desempeño de los atletas que faltan por participar en estos Juegos Olímpicos”.

La delegación nacional no suma medallas, luego de nueve días de competir en Río 2016. Entre la resignación y cierto optimismo, Padilla aún piensa que pueden caer las añoradas preseas en las siguientes jornadas. Le tiene fe a la taekwondoína María del Rosario Espinoza, a los boxeadores y al triatleta Crisanto Grajales.

“Es una semana complicada, pero los atletas han salido a dar su mayor y mejor esfuerzo. De ninguna manera quiere decir que es una delegación derrotada, sino al contrario. Estuve en la Villa y vi a los competidores que les falta todavía por salir a dar la cara por México”, analiza el dirigente.

Y lanza: “los veo con el ánimo muy en alto. Les pedí que no encendieran el teléfono, para evitar el ‘bullying’ que le están haciendo a nuestros atletas desde México”, denuncia. Y agrega: “Todos vienen a competir, dieron las marcas internacionales, si las cosas no han salido, no es por los atletas.

Las responsabilidades no es momento de hablar de ellas, pero estamos haciendo un balance para conocer realmente qué es lo que está pasando”, Refuta a Castillo.

Carlos Padilla rechaza que haya algún tipo de venganza por parte de los jueces como reclamó Alfredo Castillo, director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

“No puede haber mala fe de quienes juzgan, están altamente calificados y son muy honorables en sus países, porque son abogados, arquitectos, etcétera. El deporte y el jueceo lo hacen por amor al deporte. Yo creo que hay una visión errónea, no hay tal venganza, lo de (FINA) se litiga en un juzgado”, revira.

Castillo expresó hace unos días en su cuenta de Twitter, que las malas calificaciones hacia los mexicanos en clavados eran por represalias por los 15 millones de dólares que pelea Conade.

Uniforme parchado

Padilla, además, explicó por qué el boxeador Elías Emigdio usó un uniforme parchado en la victoria que le dio el pase a los octavos de final en el peso mosca.

“El COI hizo un visoría para que se respetaran las marcas registradas y la alemana (Adidas) sólo lo hizo para el fútbol, así que para los demás deportes, como el caso de boxeo, la Federación Mexicana no hizo el registro necesario”, señaló el dirigente mexicano.

Añadió que la Federación de Boxeo omitió el trámite burocrático: “Desafortunadamente hubo ese incumplimiento”, dijo. (yucatan.com.mx)