México.- El alcalde de San Buenaventura, Coahuila, Óscar Flores Lugo, fue derribado por un elemento de la Fuerza Coahuila, debido a que el edil acudió ebrio a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio, para ofender a los agentes y exigirles que abandonaran la corporación.

El enojo del edil derivó de un operativo montado por las fuerzas estatales en San Buenaventura para clausurar salones de baile sin permisos y para detener personas en la zona de tolerancia.

Fue el cierre de un bar en especial, “La Roca”, lo que enfureció al edil, por lo que acudió, junto con el director de Protección Civil, Isaí Alvarado, a la dependencia a enfrentar a los elementos.

“Yo estoy autorizando que se vayan”, dijo Flores Lugo a un agente. El elemento asintió y solicitó permiso para hablar con su comandante, a lo que el alcalde respondió “No, el que manda en San Buena soy yo cabrón”.

El agente advierte al alcalde de mesurar su comportamiento, pero ante la insistencia, decide derribarlo para someterlo.

Flores Lugo dijo que no procederá contra los elementos, pues aseguró que no lo reconocieron cuando acudió a las instalaciones. (SDPNoticias.com)