El primer semestre de 2016 cerró con el mayor incremento de homicidios de los últimos seis años en México. En junio se reportaron mil 666 homicidios dolosos –la tercera cifra mensual más alta de asesinatos desde finales del sexenio pasado–, sólo detrás de los mil 750 crímenes ocurridos un mes antes, en mayo, y los mil 668 homicidios de abril de 2013.

En total, de enero a junio de 2016 se registraron casi 9 mil 500 averiguaciones por homicidio doloso con un saldo de más de 10 mil personas asesinadas. Equivalen a un repunte del 15% de este delito respecto al mismo periodo de 2015, un alza que no se había registrado desde el sexenio de Felipe Calderón (2006–2012).

El antecedente de un incremento más alto de homicidios data del primer semestre del 2010, cuando se dispararon 30%. En el siguiente año, los casos crecieron 13%. Sin embargo, a partir de 2012 inició una tendencia a la baja que concluyó en el primer semestre de 2015, cuando hubo un ligero repunte menor al 1%.

El panorama en 2016 es distinto. El balance actualizado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, confirman un incremento superior al 15% de este delito. Para ponerlo en proporción, de enero a junio de 2016 se han registrado mil 257 averiguaciones por homicidio doloso más que en el primer semestre de 2015.

Los homicidios perpetrados de enero a junio de 2016 dejaron como saldo 10 mil 301 víctimas. Es la cifra más alta desde 2014 cuando comenzó a darse a conocer esta estadística. En el primer semestre de 2015 el registro fue de 8 mil 979 personas asesinadas, y en 2014 de 9 mil 57 víctimas de homicidio.

El experto en temas de seguridad, Alejandro Hope, dijo en entrevista que junio fue el segundo mes con más víctimas de homicidio desde que se publica este registro, con mil 828 casos. Solo detrás de los mil 895 casos que se registraron en mayo, un mes antes.

“Esto nos confirma que se trata de un alza consolidada en el tema de los asesinatos. De hecho, si comparamos los primero seis meses de 2016 con los primeros seis meses del 2010 y excluimos al estado de Chihuahua que tenía una crisis tremenda en ese momento, es incluso mayor la proporción de homicidios”, detalló.

Consideró que estas cifras dejan en evidencia que el trabajo institucional realizado hasta ahora no ha sido suficiente, y que el descenso en los asesinatos de años anteriores pudieron deberse más a situaciones coyunturales que a una solución de fondo de esta problemática. (AnimalPolitico.com)