El presidente Andrés Manuel López Obrador garantizó que no aumentará la edad de jubilación ni se utilizarán los fondos de pensiones para financiar proyectos de su gobierno.

Además, sostuvo que las condonaciones de impuestos, si bien son legales, son un mal sueño que ya terminó, y lamentó que hubiera hijos e hijas predilectas del anterior régimen que se beneficiaban de ello.

Durante su conferencia de prensa de ayer, el mandatario indicó que una reforma en materia de pensiones requiere de un buen análisis para no afectar a los trabajadores, y se pronunció por buscar un mecanismo de restructuración y de ingeniería financiera, para bajar el costo financiero.

Desde Palacio Nacional, pidió a los trabajadores que no se preocupen, “nosotros vamos a cuidar sus ahorros –somos sus guardianes– y vamos a buscar que rindan más. Nosotros los representamos y no los vamos a perjudicar ni arriesgaremos sus ahorros; vamos a buscar la forma de que tengan un retiro, una jubilación digna, como lo merecen”.

Sobre el tema de la condonación de impuestos en los sexenios de Felipe Calderón y una parte del de Enrique Peña Nieto, y la presencia en dicha lista de la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky así como de la directora de Conade, Ana Gabriela Guevara, indicó; ya no hay condonaciones, eso fue un mal sueño, una pesadilla, ahora no hay condonaciones.

En el caso de la líder morenista, sólo señaló que no es lo mismo condonación que devolución de impuestos.

Eran condiciones toleradas, eran hechos tolerados, estaban contemplados en la ley, se aplicaban estas medidas de manera legal en Hacienda. Es más, cuando llegamos nosotros pasaron unos meses y se seguían dando condonaciones hasta que dijimos: Se acaba esto. Porque había ese marco legal que lo permitía, y también esa voluntad política o esa impunidad, agregó.

El mandatario indicó que es muy injusto que los campesinos, los obreros, ustedes, integrantes de clases medias, comerciantes, pequeños, medianos empresarios, todos paguemos impuestos, y existan hijos predilectos, hijas predilectas -ahora el lenguaje de género- del régimen que no pagan o se les condonan los impuestos.

Tras afirmar que va bien la recaudación de impuestos, resaltó el caso del panista Diego Fernández de Cevallos, quien, dijo, reconoció que tienen adeudos fiscales, pero ya está en vías de ponerse al día.

Luego de que el martes se reunió en Palacio Nacional con el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, López Obrador dijo que cuenta con información de que en el Congreso es vista con buenos ojos la iniciativa para prohibir las condonaciones fiscales.

Además, expuso que el crédito que renovará el gobierno de México con el Fondo Monetario Internacional no representa un incremento de deuda pública, sino que se renueva para generar confianza macroeconómica. Reiteró que la macroeconomía está sólida y no hay ningún asomo de crisis, de recesión.

Al concluir la conferencia, el presidente recibió en su oficina a Luis Alberto Moreno Mejía, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, con quien dialogó sobre la situación económica del país y los programas para generar desarrollo.