Ciudad de México.- Todos los mexicanos mayores a 18 años de edad, serán automáticamente donadores de órganos y tejidos en caso de que se les declare la muerte y éstos puedan ser utilizados, a menos que en vida hayan dejado su voluntad expresa de no ser donadores.

En el marco de la sesión ordinaria , el pleno del Senado de la República aprobó una reforma a la Ley General de Salud con 75 votos a favor y una abstención.

La modificación a dicha ley crea la figura de “consentimiento presunto o expreso”, que modificaría el esquema de donación del país, que en la actualidad sólo es por consentimiento expreso en una carta ante notario, tarjeta de donador o por autorización de los familiares.

La minuta fue remitida este martes a la Cámara de Diputados y dentro de sus argumentos, señala que para el 2017 se registró en la lista de espera a más de 21 mil pacientes.

Esta reforma busca motivar la cultura de la donación de órganos y tejidos, reducir la lista de espera e inhibir el tráfico ilegal de órganos.

La reforma avalada indica que “habrá consentimiento presunto del donante cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes”.

En caso de la que persona en vida manifieste que no quiere ser donador, deberá hacerlo por escrito y firmado por él mismo.

El Centro Nacional de Trasplantes garantizará que ni el receptor de un trasplante o su familia conozcan la identidad del donante, ni la familia del donante conozca la identidad del receptor. (Debate.com.mx)