Puebla.- Respetuosa, amable y solidaria con las demás personas, así fue descrita por sus amigos Lorena Salazar Hernández, la mujer que tenía ocho meses de embarazo y que fue cruelmente asesinada junto con su compañera Luisa Cortés en el municipio de Tehuacán, Puebla, el pasado 13 de enero.

El doble feminicidio ocurrió la tarde del pasado 13 de enero en la colonia Guadalupe Hidalgo, donde Lorena y Luisa se encontraban en la casa en la que laboraban como empleadas domésticas.

Lorena tenía ocho meses de embarazo y el asesino fue directo a su bebé, pues primero la apuñaló en tres ocasiones en el vientre y después la remató con dos disparos en la cabeza. Se presume que Luisa la quiso defender y fue entonces cuando también apuñalaron y degollaron.

El crimen ha indignado a los pobladores de Tehuacán, quienes se encuentran molestos pues acusan que las autoridades están más al pendiente de que ambulantes no se instalen en las calles del centro del municipio que garantizar la seguridad.

Un amigo de Lorena dijo que la joven era muy seria, respetuosa y educada.

“Ella siempre decía la verdad, yo nunca escuche que mintiera y tampoco decía palabras altisonantes, era muy educada”, relató a Periódico Central.

Lorena era muy solidaria, le gustaba ayudar a las personas y también a su familia, pues siempre estuvo muy apegada a ella: “Su familia también es muy respetuosa”.

La noticia de la muerte de Lorena, su bebé y su amiga les cayó a sus conocidos como balde de agua fría. Refirieron que es algo difícil de creer porque la joven no se metía en problemas.

Sus conocidos, su familia y todos los habitantes están muy dolidos, enojados e indignados.

“Todos nos sentimos muy mal por la poca eficacia de las autoridades. Prefieren estar cuidando las calles que a la ciudadanía”.
Y es que acuerdo a la información proporcionada, los vecinos escucharon gritos y disparos de arma de fuego después de que un hombre entrara a la casa; llamaron al 911 pero las autoridades llegaron horas después. (SinEmbargo.com.mx)