Ciudad Madero, Tamaulipas.- Después de 48 días de que fue reportada su desaparición, el cuerpo del estudiante de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Mario Olivo Acuña, fue hallado desmembrado en una casa en el municipio de Ciudad Madero, al norte del país. Las autoridades capturaron a tres involucrados en el crimen, entre ellos la novia de la víctima.

El universitario desapareció el pasado 1 de junio cuando salió de su casa acompañado por una amiga hacia el municipio de Ciudad Madero; sus familiares no volvieron a saber de él y reportaron su ausencia ante las autoridades.

La Fiscalía Especializada en Investigaciones de los Delitos de Desaparición Forzada descubrió que Mario se dirigió con engaños al mercado de Ciudad Madero, donde fue amagado y secuestrado por los sujetos involucrados.

Tras las investigaciones la Procuraduría General de Justicia del Estado giró las órdenes de aprehensión para los tres involucrados: Gilberto ‘N’, César Adrián ‘N’ y Keren ‘N’, ésta última estaba relacionada sentimentalmente con la víctima y proporcionó información específica para lograr el secuestro.

La dependencia informó que los implicados asesinaron a Mario desde el día que lo privaron de su libertad y buscaron la forma de deshacerse del cuerpo, así que decidieron descuartizarlo y colocar sus restos en una tina del domicilio en Ciudad Madero, en Tamaulipas.

los implicados asesinaron a Mario desde el día que lo privaron de su libertad y buscaron la forma de deshacerse del cuerpo. (Foto: especial)
los implicados asesinaron a Mario desde el día que lo privaron de su libertad y buscaron la forma de deshacerse del cuerpo. (Foto: especial)
El diario Milenio detalló que fue César Adrián ‘N’ quien golpeó, asesinó y descuartizó a Mario en una casa; posteriormente buscó enterrar algunos de sus restos en una zona cercana a la playa Miramar.

Tras las investigaciones, la Procuraduría General de Justicia del Estado encontró el inmueble donde los captores perpetraron el crimen y hallaron en su interior restos del joven en una tina.

Las autoridades practicaron análisis de ADN que comprobaron la identidad de Mario Olivo.

Estas tres personas fueron puestas a disposición de las autoridades judiciales correspondientes y en breve conocerán su situación legal porque están acusados del delito de desaparición cometida por particulares.

Los padres de Mario colaboraron con la búsqueda desde que reportaron su desaparición el pasado 1 de junio; ahora confirmaron el triste deceso y captura de los responsables de asesinar a su hijo.

José Mario Olivo, padre de la víctima, informó que los detenidos están en la ciudad de Altamira en espera de conocer su condición judicial.

Junto con su familia, el padre de Mario exigió justicia por el asesinato del estudiante de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. (Infobae.com)