Houston, Texas.- Energía, ritmo y talento vocal fueron los ingredientes que Lady Gaga le puso al medio tiempo del Super Bowl 51, disputado en Houston, Texas, entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones de Atlanta.

Con este show, considerado el más caro de la historia de la NFL (10 mdd), y caracterizado por un gran despliegue de iluminación, pirotecnia, fuego y sobre todo baile, la llamada “Mother Monster” cumplió las expectativas de la mayoría, aunque hubo quienes no quedaron del todo satisfechos y lo manifestaron en las redes sociales.

El espectáculo atestiguado en vivo por más de 72 mil personas y a través de la televisión por más de 110 millones de espectadores inició con Gaga, ataviada en destellantes body y botas altas, cantando el intro de God Bless America en el techo del estadio NRG, desde el que se lanzó sostenida por un arnés, para aterrizar en el escenario, donde interpretó una selección de hits y dando al traste con los rumores sobre el show, pues ni Tony Bennet ni ningún otro artista compartió con ella el escenario.

Quienes esperaban ver a la estrella enfundada en sorprendentes prendas se quedaron con las ganas, ya que lejos de los derroches del pasado, sólo hizo un cambio de vestuario y optó por un llevar su cabello sin ningún aditamento.

El setlist, cantado micrófono en mano, incluyó Poker Face, Telephone, Born this Way y Just Dance, temas en los que Gaga estuvo acompañada de un séquito de bailarines, a la par que el público en el estadio se sumaba al espectáculo con lámparas con luces de diferente color, mientras que decenas de drones dibujaban la bandera de Estados Unidos.

Tras hacer gala de sus dotes coreográficas, la rubia neoyorquina se colocó al piano para cantar Million Reasons.

Aquí fue donde Gaga se mudó de ropa, pasando del body a un short plateado y top blanco. Bad Romance fue elegido como tema final, luego del cual, la ganadora de seis premios Grammy cogió un balón, saludó al público y saltó del escenario dando por concluida su actuación.

Respecto al mensaje que, como ya había adelantado, dio sobre la situación que se vive en Estados Unidos, la cantante se mostró mesurada respecto a la figura del presidente Donald Trump, ensalzando el “espíritu de la igualdad”.

“Creo fervientemente en la inclusión. Creo en el espíritu de la igualdad y en el espíritu de este país como una nación de amor y compasión y amabilidad”, fue el mensaje que la estrella, quien el año pasado interpretó el Himno Nacional, externó durante su intervención. (Zócalo.com.mx)