Chilpancingo, Guerrera.- A poco más de dos años de la desaparición de sus hijos, padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, alumnos de normales rurales e integrantes de organizaciones sociales tomaron la caseta de Palo Blanco de la Autopista del Sol.

Los manifestantes exigieron que se abra una línea que investigue la participación del Ejército en los hechos del 26 de septiembre de 2014.

Tras la protesta, presuntos normalistas de Ayotzinapa lanzaron cohetones y bombas caseras a las instalaciones de la 35 zona Militar ubicadas sobre el bulevar Vicente Guerrero, que en la capital conecta con la Autopista del Sol. Gritaban consignas como: “¡Ya suéltenlos!” y “¡entreguen a nuestros compañeros!”.

Los normalistas, la mayoría cubiertos del rostro, lanzaron cohetones y bombas caseras por casi cuatro minutos.

Además, los inconformes realizaron una pinta en la barda de la 35 Zona Militar en la que se leía: “Saavedra Hernández asesino”, en referencia al general Alejandro Saavedra, a quien le atribuyen el mando la noche del 26 en Iguala.

Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, explicó que la protesta en conjunto con las organizaciones fue en la caseta de cobro.

“Pedimos que se agilicen las investigaciones para llegar a la justicia y verdad del caso de los 43 normalistas desaparecidos”.

Consideró que hay nuevos elementos, originados a partir de versiones periodísticas, donde se enfatiza la participación activa del Ejército en los hechos de Iguala.

“Decimos que se investigue, hemos pedido a la PGR que abra una línea donde se expliquen las funciones del Ejército esa noche, del 27 Batallón en Iguala. Para los padres mientras el Estado niegue esa posibilidad, seguirá la exigencia”. Adelantó que para el 26 próximo harán manifestaciones en Chilpancingo, Iguala y Ciudad de México.

Además de los 43 desaparecidos, recordó que exigen justicia por los asesinatos de Alexis Herrera y Gabriel Echeverría el 12 de diciembre de 2011 sobre la autopista; en este caso no hay ningún consignado.

Aclaró que los normalistas actuaron bajo una actividad propia, que los padres decidieron no acompañar ni las organizaciones. “Pero la petición de que se abra la investigación es firme y no vamos a quitar el dedo del renglón”.

Por parte de los normalistas no hubo heridos tras el lanzamiento de artefactos, sólo se escucharon los estruendos. (http://diario.mx/)