París, Francia.- Un automóvil arrolló este miércoles a un grupo de militares en un suburbio del noroeste de París, causando seis heridos antes de darse a la fuga, por lo que la fiscalía antiterrorista abrió una investigación.

El ataque tuvo lugar en torno a las 8 de la mañana locales (las 6h GMT) en el centro de Levallois-Perret, municipio limítrofe con París.

Estaba dirigido contra militares de la operación antiterrorista Sentinelle, desplegada en Francia para proteger los lugares sensibles tras una ola de mortíferos atentados yihadistas, precisó la policía.

“El autor, en fuga, es activamente buscado por las fuerzas del orden. La investigación determinara sus motivaciones”, dijo la ministra de las Fuerzas Armadas gala, Florence Parly, que condenó “un acto cobarde”.

La ministra precisó que, de los seis militares heridos, “tres están más graves, sin que su vida corra peligro”. La sección antiterrorista de la fiscalía de París inició una investigación por “intento de asesinato (…) en relación con un acto terrorista”.

Francia ha sido golpeada desde enero de 2015 por una ola de atentados yihadistas que ha dejado 239 muertos. En los últimos meses, los atacantes han apuntado sobre todo a las fuerzas de seguridad apostadas en lugares emblemáticos de la capital.

‘Un vehículo aceleró de golpe’

La prefectura de Hauts-de-Seine, el departamento que engloba Levallois-Perret, habló de un “acto a priori voluntario” al referirse a este incidente que se produce cuatro días después de una agresión contra otros soldados del mismo operativo en la emblemática Torre Eiffel de París.

El ataque tuvo lugar delante de un cuartel situado en el centro de Levallois-Perret. “Un vehículo (…) aceleró de golpe cuando los militares salían” del cuartel, declaró Patrick Balkany el alcalde de esta localidad “tranquila y segura” limítrofe con París en la que, según él, “nunca hubo incidentes”.

En el lugar la policía delimitó un perímetro de seguridad, constató la AFP. Varias decenas de policías municipales y militares estaban desplegados al pie de un edificio del ayuntamiento cuya planta baja, explicó el servicio de prensa de la alcaldía, fue prestada a los militares en el marco de la operación de protección antiterrorista Sentinelle.

La ‘Operación Sentinelle’, desplegada después del ataque del 7 de enero de 2015 contra el semanario satírico Charlie Hebdo, moviliza a 7.000 soldados en todo el territorio nacional, la mitad de ellos en el área metropolitana de París.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció en julio pasado que el dispositivo iba a ser revisado “en profundidad para que tenga una mayor eficacia operativa y tome en cuenta la efectividad y evolución de la amenaza”.

El empleo masivo de soldados provoca debate en Francia. Algunos políticos, especialmente de derecha, y militares se interrogan sobre su eficacia en relación con el esfuerzo pedido a las Fuerzas Armadas, ya muy comprometidas en operaciones en el extranjero en un contexto presupuestario tenso.

Las fuerzas de seguridad, blanco de los ataques

Policías y militares franceses han sido blanco de varias acciones violentas atribuidas o reivindicadas por islamistas en los últimos meses.

El 19 de junio, un hombre fichado por los servicios de seguridad como un islamista radical, embistió un furgón de la gendarmería en la avenida de los Campos Elíseos al mando de un coche cargado con dos bombonas de gas, armas y miles de municiones, sin provocar una explosión.

A principios de mayo, tres días antes de la segunda vuelta de la elección presidencial, un hombre mató a un policía e hirió de bala a otros dos, también en la avenida de los Campos Elíseos.

Los soldados de la ‘Operación Sentinelle’ fueron blanco de agresiones en Niza en febrero de 2015, en el aeropuerto parisiense de Orly en abril del mismo año y en marzo de 2017 y en la galería comercial del museo del Louvre en febrero de 2017.

El pasado sábado, un joven ingresado en un centro psiquiátrico y que gozaba de un permiso de salida, superó un pórtico de seguridad a los pies de la Torre Eiffer, sacó un cuchillo y empujó a un guardia de seguridad. Tras su detención dijo haber querido “cometer un atentado contra un militar” e ingresado de oficio nuevamente en el centro.

A principios de agosto el ministro de Interior, Gerard Collomb, había afirmado que las autoridades desbarataron “siete intentos de atentado” desde que comenzó el año.

Francia, que participa en la coalición militar internacional contra Estado Islámico en Siria e Irak, está en la mira de los yihadistas. El estado de emergencia declarado tras los atentados de noviembre de 2015 acaba de ser extendido hasta el 1 de noviembre. (Zócalo.com.mx)