Estados Unidos.- La cuarta y última noche de la convención nacional demócrata comenzó con un video de las figuras más relevantes del partido en todo el país, desde alcaldes hasta congresistas, pasando por todos los precandidatos de la primaria hablando de cómo estarán en un año, para cerrar con Kamala Harris diciendo que “a esta altura, el año que viene, tendremos a Joe Biden como nuestro presidente”.

Andrew Yang, el ex precandidato a la presidencia, dio el primer discurso donde habló de la fórmula presidencial y le dio paso a la moderadora de la noche, la comediante Julia Louis-Dreyfus. A diferencia de las otras tres actrices que moderaron las noches anteriores, Louis-Dreyfus eligió hacerlo en tono de broma, mezclando duras críticas al presidente Donald Trump con comentarios irónicos, en una suerte de stand up. Esta última noche fue la que más mezcló la política con el espectáculo, eligiendo, inclusive, que el himno lo cantara a capela el trío The Chicks.

El senador Chris Coons, de Delaware, amigo personal de Biden, contó detalles personales del candidato demócrata, haciendo hincapié en su fe religiosa. Acto seguido, se vio un clip de cuando durante un encuentro con votantes, antes de la pandemia, un reverendo le preguntaba a Biden de qué manera usaría su fe para tomar decisiones importantes, donde el candidato respondía que su fe en Cristo era el centro de su vida.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, habló del racismo -su ciudad es el centro nacional del movimiento antiracista en el país- y convocó a todos a votar. “Nuestro voto es nuestra voz”, decía, dando pie a un video que recordaba al recientemente fallecido senador John Lewis, emblema de la lucha por los derechos humanos y líder del caucus afroamericano en el poder legislativo. Desde Nancy Pelosi (presidente de la Cámara de Representantes) hasta Stacey Abrams (ex congresista y finalista entre las posibles compañeras de fórmula de Biden), decenas de figuras hablaron de la importancia del legado de Lewis y de cómo el racismo sigue siendo un problema estructural en los Estados Unidos. Inmediatamente, el cantante John Legend y el rapero Common interpretaron la canción Glory, alegórica al tema.

Sumando al tono de espectáculo de la noche (más cercano a una entrega de premios de Hollywood que a una convención tradicional), la comediante Sarah Cooper utilizó un audio del presidente Trump -al estilo Tik Tok- hablando sobre la polémica con el correo para la votación a distancia para denunciar, en su propia voz, un “sabotaje del Presidente a la democracia”. Dos fiscales generales luego explicaron que votar por correo era seguro y llamaron a los votantes a tener un plan.

El senador Cory Booker, ex precandidato a la Presidencia, habló del sueño americano. “Joe Biden y Kamala Harris entienden a la clase trabajadora (…) anoche el Presidente dijo que la economía va bien, y lo cito. Pero 40 millones de personas tienen problemas para comprar comida. Él nos falló”, aseguraba Booker. A continuación se proyectó un video de Biden hablando a través de video llamadas con cuatro trabajadores de distintas partes del país acerca de cómo tras la pandemia sus industrias estaban afectadas y cómo la clase media se ve más afectada. “Vamos a invertir dos trillones de dólares en infraestructura”, les prometía Biden, a modo de plan de recuperación económica.

Como consecuencia de la pandemia, por primera vez se escuchó en una convención el testimonio de un cirujano general de la nación. El doctor Vivek Murthy (cirujano general entre 2014 y 2017) participó diciendo que estaba “aquí no por una cuestión política sino porque sé que Joe Biden es ese líder que necesitamos (…) el líder que va a curar esta nación”. Además aseguró que Estados Unidos tiene todo para enfrentar la pandemia del COVID 19, a excepción de la voluntad política.

Al igual que en las noches anteriores, se escucharon varios testimonios de republicanos que van a votar por Joe Biden, incluido un veterano de la segunda guerra mundial, Ed Wood, quien catalogó a Trump como “el peor presidente en la historia”.

Beau Biden, el hijo fallecido de Joe Biden, tuvo su momento durante la transmisión. Imágenes que lo mostraban en su labor como soldado, como fiscal general, como padre e hijo, montadas sobre la voz de Barack Obama quien aseguró que en “46 años hizo más que la mayoría de nosotros en 146”.

Pete Buttigieg, el alcalde de South Bend que sorprendió al país con una de las campañas más efectivas durante la primaria demócrata tuvo la palabra también. Casado con otro hombre, centró su discurso en la igualdad de oportunidades para la comunidad homosexual. Contó que hace diez años podrían haberlo despedido del ejército si decía abiertamente que era gay, y que en cambio hoy “por el liderazgo de gente como Joe Biden”, puede tener un anillo de matrimonio en su mano. “Imaginen lo que puede pasar en los próximos diez años (…) cuando nací, la idea de un candidato gay era para reírse, este año hice una campaña a la presidencia con mi marido a mi lado”.

Los ex precandidatos a la presidencia tuvieron un rol central en esta última noche. Siete de ellos tuvieron una discusión virtual en la que contaron anécdotas con Joe Biden, mostrando unidad en el partido. El propio Bernie Sanders fue de la partida, en una actitud diametralmente opuesta a la que tuvo en la convención de 2016 cuando perdió la nominación contra Hillary Clinton.

Michael Bloomberg habló sólo. “Hace 4 años vine frente a esta misma convención y les dije: un neoyorquino reconoce el fraude cuando lo ve. Hoy no les pido que no voten por Donald Trump porque es una mala persona, sino que les pido que no lo voten porque ha hecho un mal trabajo”, aseguraba. Durante todo su discurso se centró en la figura de Trump y afirmó que la economía no funcionaba bien desde antes de la crisis del COVID, atacando el principal argumento del Presidente en su campaña por la reelección.

Hacia el final de la noche habló un niño de 13 años que conoció a Joe Biden en un acto en New Hampshire y conectaron porque ambos enfrentan el tartamudeo. Entre varias anécdotas de ciudadanos de a pie que conocieron a Biden, se destacó un video de sus cuatro nietas en el que contaron cuestiones personales como que las llama a diario o que Biden constantemente toma helado a escondidas de su esposa.

El último discurso antes de oír al candidato no fue de un político, sino del basquetbolista Stephen Curry. En realidad se trató de un video del deportista junto a su esposa y sus hijas, en el que como familia discutieron los temas más importantes de esta elección.

La presentación del candidato antes de que acepte oficialmente la nominación la hizo su familia. Hablaron sus hijos y en un largo video que repasó su vida personal se escuchó el testimonio de quienes trabajaron con Biden, intercalado con un relato íntimo de su hermana, su esposa y grabaciones de su hijo fallecido. La última frase estuvo a cargo de Barack Obama.

El discurso de Biden comenzó citando al movimiento de derechos civiles. Aceptó la nominación del partido como un “demócrata orgulloso”, pero aseguró que esta elección es más grande que un partido. Con palabras muy duras contra el presidente Trump, afirmó que el “carácter, compasión, decencia, ciencia, todo esto en la boleta (…) si reelegimos a este presidente sabemos lo que va a pasar. Más gente va a morir, más pequeños negocios van a cerrar y el 1 por ciento se hará más rico”.

Prometió que si se convierte en presidente, el día uno va a poner en práctica un plan para ofrecer pruebas rápidas de COVID-19, hacerle llegar a los trabajadores de salud lo que necesitan para trabajar e imponer una orden nacional para que todos los residentes usen máscaras. “Falló al proteger a América y eso es imperdonable”, decía.

La semana próxima será el turno de los republicanos de mostrar su apoyo al presidente Trump. Al igual que lo ocurrido esta semana, la mayor parte de los eventos se verán en línea aunque tendrán ciertas reuniones más pequeñas en persona. Aún se desconoce la locación exacta desde la que Trump dará el discurso de aceptación formal de la candidatura. (Infobae.com)