El cantante Justin Bieber se convirtió en noticia ayer martes alrededor del mundo al darle un puñetazo a uno de sus fans en Barcelona. El incidente se produjo cuando el ídolo canadiense entraba en coche al Palau Sant Jordi para ofrecer el concierto que tenía programado en la ciudad. Aprovechando que la ventanilla del asiento donde viajaba estaba abajo, un joven admirador que responde a las iniciales K.R. se abalanzó sobre el vehículo para tocarle la cara, una invasión de su espacio a la que Justin no dudó en responder golpeando en la cara a su ‘asaltante’.

Ahora el agredido, que reside en Mataró, ha revelado a la emisora Los 40 principales que no ha decidido aún si emprenderá medidas legales contra la estrella de la música, que le dejó el labio hinchado y en un evidente estado de nerviosismo, como quedó reflejado en su conversación con dicho medio.

Tras recibir el puñetazo en plena cara, que fue grabado en vídeo y acabó en el portal TMZ, el joven acudió al hospital, donde atendieron sus lesiones que, según le han hecho saber los Mossos d’Esquadra, podría utilizar ahora para denunciar a Justin.

En la grabación del altercado se puede ver a K.R. visiblemente confundido y con el labio ensangrentado asegurando ante una cámara: “Le he tocado la cara y me ha pegado un puñetazo”.

En los últimos tiempos, el cantante ha mantenido una complicada relación con sus seguidores, con quienes se niega por ejemplo a sacarse fotos alegando que le hacen sentir como “un animal del zoológico” y ha llegado a encararlos en varios de sus conciertos para recriminarles que gritaran demasiado o que le solicitaran que cantara algunos de sus viejos temas. (http://www.quien.com/)