Brasil.- La Bolsa de Sao Paulo interrumpió este jueves sus operaciones tras sufrir un desplome de un 10% en el inicio de la sesión, como consecuencia de la denuncia contra el presidente Michel Temer.

Las operaciones fueron suspendidas a las 10:21 hora local (13:21 GMT) cuando el índice Bovespa se hundía un 10.47%, hasta los 60,470 puntos.

Los negocios estarán interrumpidos por 30 minutos. Si al reinicio de la actividad el desplome supera el 15%, las operaciones volverán a ser detenidas, esta vez por una hora.

Temer aprobó un intento para pagar por el silencio de un potencial testigo en la investigación del mayor escándalo de corrupción en el país, según el testimonio judicial de un poderoso empresario local, informó el miércoles el diario O Globo.

En las primeras operaciones del día, los papeles de Petrobras se hundían un 20%, los de Bradesco un 17.6%, los de Itaú Unibanco un 19%, los de Vale un 10.4% y los de Banco do Brasil un 24.6 por ciento.

En tanto, las acciones de JBS caían un 15 por ciento.

A las 10:22 locales (13:22 GMT), el billete verde se negociaba a 3.315 reales, frente a 3.134 reales al cierre de la víspera, con una desvalorización de 5.46% de la divisa brasileña, según datos de la consultora CMA de Sao Paulo.

El Banco Central (BCB) afirmó en un comunicado antes de la apertura de la Bolsa que “vigila el impacto de las informaciones divulgadas por la prensa” y que “actuará para mantener el pleno funcionamiento de los mercados”. La política monetaria, añadió, “seguirá focalizada en sus objetivos tradicionales”.

Temer impulsa una agenda de medidas de austeridad -especialmente la del sistema de jubilaciones y de flexibilización de la legislación laboral- para recuperar la confianza de los inversores y sacar al país de la peor recesión de su historia.

Según el diario O Globo, Temer instó en una reunión en marzo a Joesley Batista, dueño del gigante mundial de la alimentación JBS, a seguir pagando sobornos para mantener callado al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, encarcelado y condenado en marzo a 15 años de cárcel por su implicación en el esquema de corrupción en Petrobras.

La filtración surge de una grabación, hasta ahora sin difundir, realizada por el propio Batista y entregada a los fiscales de la Operación Lava Jato (‘lavadero de autos’) para obtener una delación premiada, con una futura reducción de penas.

El ministro jefe de la Casa Civil (cargo equivalente al de un jefe de Gobierno), Eliseu Padilha, afirmó en un video que Brasil no puede “parar”. “En el gobierno tenemos que gobernar. Brasil y los brasileños no quieren y no van a parar. Brasil no va a parar”, proclamó. (ElEconomista.com.mx)