La entrega número 60 de la famosa premiación se vivió entre mensajes emotivos sobre inmigrantes y acoso sexual, Bruno Mars conquistó seis galardones y artistas como Kesha, Camila Cabello, Lady Gaga y P!nk se impusieron sobre el escenario

¿Quién diría que uno de los más premiados de la noche abriría la ceremonia de los Grammy 2018? Se trata del rapero Kendrick Lamar, quien se unió al grupo inglés U2 para dar pie a la entrega número 60 de la famosa ceremonia, y cuya presentación fue recibida con una ovación de pie. En esta ocasión, después de 15 años, los Grammy se celebraron en el Madison Square Garden de Nueva York y sin duda, el sabor latino estuvo muy presente.

Luego de la apertura, el maestro de ceremonias James Corden sentenció que la velada sería “una noche muy especial”, y es que la máxima premiación para la música se encargó de que hubiera diversidad en sus categorías, e incluso La Academia se solidarizó con las víctimas de acoso sexual y pidió a sus invitados llevar una rosa blanca. Miley Cyrus fue una de las celebridades que presumió su rosa, así como P!nk, el propio James Corden y la cantante country Reba, entre otros.

Lady Gaga interpretó junto a su piano blanco, que fue decorado con un enorme plumaje blanco, el tema “Joanne”, que compuso en homenaje a su tía que falleció de Lupus en 1974. Luego, vino el primer premiado de la noche, Kendrick Lamar se llevó el Grammy a Mejor Colaboración de Rap Cantada, y lo hizo junto a Rihanna. Pronto se llegó el momento de conocer al ganador del rubro Artista Nuevo, el galardón fue para la canadiense Alessia Cara, conocida por su sencillo debut “Here”.

Little Big Town subió al escenario y luego Ed Sheeran se llevó el Grammy a Mejor Interpretación Vocal Pop Solista por “Shape of You”. Los Grammy Awards fueron invadidos con el sabor latino cuando Luis Fonsi y Daddy Yankee interpretaron el exitazo “Despacito”, y acompañados de la modelo puertorriqueña Zulayka Rivera, pusieron a bailar a todos los presentes.

P!nk salió al escenario para interpretar el tema “Wild Hearts Can’t Be Broken”, considerado un himno para las mujeres. A pesar de que la presentación de la cantante distó mucho de aquella que ofreció en la ceremonia del año 2010, cuando fue alzada con un arnés, su potente voz y mensaje hicieron que el público le aplaudiera con emoción, y ella con una sonrisa dio las gracias.

El Mejor Álbum de Rap fue “DAMN” de Kendrick Lamar, así el rapero ya sumaba cinco estatuillas y con emoción dijo: “esto es especial, porque el rap me hizo recorrer el mundo”. Por su parte, Childish Gambino actuó sobre el escenario del Madison Square Garden, mientras que Dave Chappelle se hizo acreedor al Grammy por Mejor Álbum de Comedia, gracias a “The Age of Spin & Deep in the Heart of Texas”.

Katie Holmes apareció en el escenario para presentar a Bruno Mars, quien ofreció una alocada y colorida presentación junto a Finesse, y el que se puso muy ad hoc a la ceremonia fue Sting, cuando interpretó “English Man in New York”. Más tarde uno de los momentos más divertidos de la noche se llegaría cuando Sting y Shaggy se subieron al metro de la ciudad de Nueva York para hacer una nueva versión del famoso carpool karaoke junto a James Corden, se pusieron a cantar “Wasn’t Me”, pero los usuarios del metro los callaron y se mostraron renuentes a sus interpretaciones, una mujer de la tercera edad incluso les gritó “¡no, no, no!”… hasta que Corden terminó con un puñetazo en el ojo.

El Mejor Álbum Country fue para Chris Stapleton por “From a Room: Volume 1, y la barbadense Rihanna actuó sobre el escenario junto al DJ Khaled, pero sin duda poderosos mensajes llegaron a los Grammy, primero con una emotiva canción interpretada por Kesha para las mujeres acosadas y abusadas, la acompañaron sobre el escenario Bebe Rexha, Camila Cabello, Julia Michaels, Andra Day, Cyndi Lauper y el Resistance Revival Chorus, dejando a muchos con lágrimas en los ojos. Luego, Camila Cabello se pronunció en apoyo a los “Dreamers”, y dio un emotivo mensaje: “estoy aquí en el escenario esta noche porque al igual que los ‘dreamers’, mis padres me trajeron a este país sin nada en el bolsillo, solo esperanza, soy una inmigrante cubana-mexicana y estoy orgullosa de ello”. Finalmente, U2 cantó frente a la Estatua de la Libertad, la puerta de entrada a los inmigrantes.

Llegó el momento de la verdad, Bruno Mars derrotó a “Despacito” en la categoría de Mejor Canción del Año, y no sólo eso, sino que la Mejor Grabación del Año también fue para el cantante estadounidense gracias a su álbum “24K Magic”. Otro “momentazo” de la noche fue cuando se interpretó el clásico “Tears in Heaven” de Eric Clapton con Eric Church, Maren Morris y Brothers Osbourne, quienes rindieron homenaje a las víctimas del tiroteo ocurrido en Las Vegas.

Además, la cantante Patti Lupone transportó a los presentes al pasado, cuando revivió el tema “Don´t Cry For My Argentina”, que interpretó en la misma premiación pero de 1981. Pero sin duda, una de las presentaciones que conquistó tanto al público, como a la audiencia fue la que llevaron a cabo Elton John y Miley Cyrus, cuando cantaron “Tiny Dancer”.

La categoría más importante, Mejor Álbum del Año, fue conquistada por Bruno Mars gracias al disco “24K Magic”. En total, el cantante, compositor, productor musical y coreógrafo conquistó la velada con seis galardones de nueve que estaba nominado, además de llevarse los de las categorías más importantes. Por su parte, Jay Z, quien se postuló como el más nominado de la noche, no logró premio alguno. Y “Despacito” se fue sin trofeos a casa. (Vanguardia.com.mx)