Nuevo León.- Con las investigaciones en marcha, la Fiscalía de Nuevo León no descarta que los presuntos responsables de herir de gravedad a un aficionado de Tigres, estén escondidos fuera del estado.

Autoridades de Coahuila, San Luis Potosí y Tamaulipas fueron alertadas por el organismo regiomontano, con fotografías de los supuestos agresores, difundieron medios en Monterrey.

Por ahora, el estado de salud de Rodolfo Manuel Palomo Gámez es grave por la serie de golpes en la cabeza que sufrió previo al clásico entre los Tigres y el Monterrey.

«Haremos una investigación integral para entregar a los responsables», dijo en entrevista con una televisora el fiscal Gustavo Adolfo Guerrero.

Al mediodía de este lunes, autoridades realizaron trabajos de investigación en los locales comerciales cercanos de la estación del metro Aztlán, para solicitar videos de las cámaras de seguridad en la zona y recopilar testimonios. (ElManana.com)