Tampico, Tamaulipas.- En energía eléctrica para alumbrado público se pretende convertir la basura que se genera en la zona sur de Tamaulipas, mediante la instalación de una planta que procese las ochocientas toneladas diarias de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) producidos al día por los municipios de Tampico, Ciudad Madero y Altamira.

Este proyecto, presentado en el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) y con sustento de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), se ajusta a los planteamientos del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, así como a la Ley de Cambio Climático.

La presidenta de la comisión de Servicios Públicos de Ciudad Madero, Sandra Patricia Cruz Moreno, aseguró que “la basura es un problema que se tiene que resolver y por lo tanto hay que ver todas las opciones que tenemos y la transformación para su uso de energía es una de ellas”.

Dijo que la Secretaría Ejecutiva, a cargo de Néstor Cervantes, les ha informado sobre la intención de construir una planta procesadora de los residuos sólidos con capacidad para la totalidad de desperdicios de la conurbación.

Se ha planteado como opción la empresa “Grupo Merik Enterprise”, procedente de la Ciudad de México, quien opera la única planta tratadora de este tipo en el país ubicada en la zona conurbada de Monterrey, Nuevo León.

Para que pueda funcionar una factoría de este tipo se necesitan primero un mínimo de 600 toneladas de RSU al día, lo que de manera conjunta los tres municipios de la zona lo rebasan al producir Ciudad Madero 220 toneladas, Altamira 190 y Tampico 390 toneladas.

“De lograrse y autorizarse esta planta, el objetivo sobre esta problemática es reducir las emisiones de gas metano a la atmósfera, mejorando la sustentabilidad de estado en base al Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022”, dijo la entrevistada.

Los municipios plantean la ubicación de un lote cercano donde se ubique la planta, para evitar que los camiones realicen largos recorridos, como ocurre actualmente, ya que deben acudir hasta el relleno sanitario de la empresa Técnicas Medioambientales (Tecmed), localizado en el ejido Medrano, en Altamira, a más de 30 kilómetros de la zona centro de Tampico, lo que representa elevados gastos de combustible.

De colocarse, se aprovecharía el gas generado por la basura por los municipios para la generación de energía y utilizarla en la red eléctrica municipal mediante luminarias Led en sitios públicos y calles.

“En el informe que nos dieron dicen que los municipios no erogarían gastos de inversión, lo que sería verdaderamente viable, pero tenemos que ver la sustentabilidad de este proyecto”, dijo la concejal.

Urge que se determine el destino que se le dará a la basura, ya que para finales del año 2018, los RSU ya no podrán ser depositados en rellenos sanitarios, de acuerdo a la Ley General de Cambio Climático, como actualmente ocurre.

La intención de esta medida es para que en el 2050 se reduzca un 50% la emisión de metano CO2 a la atmósfera, en comparación de lo que hoy aporta la región sur de Tamaulipas por basura. (ElSoldeTampico.com.mx)