San José, Costa Rica.- México comprometió su clasificación al Mundial Sub-20 al perder 1-0 contra Estados Unidos, por lo cual ahora se jugará la vida contra El Salvador.

El Tricolor perdió el invicto. De sus 9 goles a favor y ninguno en contra poco quedó ayer en el Ricardo Saprissa, donde sucumbió ante una escuadra estadounidense bien organizada y que pegó con la fórmula de la casa, a balón parado.

Erik Palmer-Brown anotó al 29’ el gol del triunfo mediante un sólido cabezazo, tras un tiro de esquina.

México no sólo careció de una respuesta táctica, sino que se salvó de una derrota más amplia gracias a las intervenciones del portero José Hernández, que ganó en el mano a mano contra Coy Craft y Jon Lewis.

El goleador mexicano Ronaldo Cisneros, con 5 goles en el torneo, no gozó de ocasiones frente al marco.

“Estados Unidos hizo su partido, muy disputado, mucha interrupción de juego, entramos en un juego que no nos conviene”, resumió el técnico Marco Antonio Ruiz.

El alemán Jürgen Klinsmann celebró en grande la victoria ya que su hijo Jonathan es el portero titular del rival de ayer del Tricolor.

México enfrenta mañana a El Salvador, que llegará con cuatro días de descanso. Dos de las tres selecciones de este Grupo D clasificarán a la Copa del Mundo; el líder jugará la final de este Premundial.

El cuadro salvadoreño clasificó como líder del Grupo C, por encima de Costa Rica. El Tri está obligado a vencer por un buen margen para no depender del resultado del partido del sábado entre los centroamericanos y estadounidenses. (Diario.mx)