Tamaulipas.- Mediante reformas al Código Penal planteadas ante el pleno del Congreso del Estado, diputados buscan evitar que en las disputas familiares se utilice a los menores como medios de presión para que una de las partes en conflicto obtenga beneficios.

De acuerdo con ello y en caso de prosperar la iniciativa de reforma, se considerará delito la retención u otras acciones que involucre a los menores como medios para la solución de diferendos entre los cónyuges.

Con base a lo expuesto, quienes incurran en la retención u ocultamiento de menores de edad o de personas que no sean capaces de entender el hecho, podrían hacerse acreedores a una pena de cárcel de dos a seis años así como pago de multas.

Al hablar ante el pleno, la diputada de Acción Nacional, Juana Alicia Sánchez Jiménez, señaló que ante miembros de esta cámara legislativa pero sobre todo, ante instancias como el DIF, no son pocas los señalamientos en este sentido.

“A pesar de que la familia es fundamental para el mejor desarrollo de los menores, suelen presentarse relaciones en donde no existe cordialidad entre los padres, en muchas ocasiones los menores son utilizados como moneda de cambio entre las partes en conflicto para conseguir algún tipo de beneficio al condicionarse por cualquier medio la convivencia”, citó en tribuna la diputada Sánchez Jiménez.

Lamentablemente, dijo, esto se ha convertido en un fenómeno recurrente en la sociedad y donde los más perjudicados son los menores de edad que pierden el derecho una vida de sana convivencia armónica con sus padres.

Para ello se plantea modificar el capítulo séptimo en su título décimo tercero del Código Penal, reforma de párrafos 1 y 2 del artículo 300 y el párrafo primer del artículo 301 de la citada legislación con el objeto de concretar esta propuesta. (www.elsoldetampico.com.mx)