México.- A partir de ayer, los propietarios de expendios de gasolina y diésel que persistan en la venta de “litros” incompletos pueden terminar tras las rejas.

Con la entrada en vigor este jueves 8 de octubre de la norma federal NOM 005 SCFI 2017, se radicalizaron las sanciones a quienes alteren equipos de medición y despacho de ambos combustibles, en una acción que tiene gran efecto en Tamaulipas, en donde en los años cercanos se han detectado en varios municipios, incluido Victoria, decenas de estaciones con irregularidades en los volúmenes entregados de esos productos.

En fuentes de la Secretaría de Economía se dio a conocer que las sanciones irán desde la inmovilización de bombas y clausura de estaciones hasta incluso presentar denuncias ante la Fiscalía General de la República, por lo que puede haber prisión para quienes no respeten esa normatividad.

La acción penal es impugnada por empresarios del ramo, quienes aseguran que sólo cuando se quitaran los sellos de inmovilización para seguir operando se sustentaría una denuncia ante la FGR.

De acuerdo a la Norma Oficial mencionada, todas las gasolineras que despachen diésel y gasolina deberán tener nuevos dispensarios o que al menos estén actualizados con las características señaladas en la misma.

La normatividad se refiere a instrumentos de medición, equipos de medición y sistemas para despachar bien la gasolina y el diésel y entra en vigencia luego de cinco años de proceso de elaboración y de prórrogas.

La vigilancia y sanciones se sustentarán también en estadísticas oficiales. Los inspectores de la PROFECO contarán con información recabada en los últimos doce meses de las bombas supervisadas y con instrumentos y sistemas de medición que aseguren la confiabilidad de los despachadores, como las Pistas de Auditoría y las Bitácoras de Evento. (ElMercurio.com.mx)