Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Con una caminata y una misa en el sitio donde se ubica el monumento al Migrante, se celebró en esta frontera la Jornada del Migrante y del Refugiado.

La marcha fue organizada por la Casa del Migrante Jesús de Nazaret y la Comisión Diocesana de Pastoral Migratoria y Pastoral Social, informó el sacerdote Francisco Pellizari, quien celebró la misa al pie del Monumento al Migrante, ubicado a 300 metros del río Bravo.

Migrantes de diferentes países centroamericanos, así como connacionales deportados de Estados Unidos, participaron en la caminata que inició en la iglesia más antigua de Nuevo Laredo, la del Santo Niño, ubicada a 3 cuadras del Puente Internacional I, o “Puerta a las Américas”.

Los migrantes caminaron por la calle Bravo hacia la avenida 20 de Noviembre, donde se localiza el Monumento al Migrante, en donde el sacerdote Francisco Pellizari, realizó una misa en recuerdo a los hombres, mujeres y niños que han muerto al tratar de cruzar ilegalmente a Estados Unidos.

“Este fenómeno mundial afecta dramáticamente nuestra frontera, que se ve históricamente empapada de la presencia de miles de hermanos y hermanas migrantes que transitan y son deportados por nuestra ciudad, poniendo a prueba cotidianamente la sensibilidad y la capacidad de los gobiernos e instituciones”, señaló Francisco Pellizari, director de la Casa del Migrante. (http://lajornadasanluis.com.mx/)