Altamira, Tamaulipas.- El Centro Tutelar de Menores Infractores de Altamira está próximo a su cierre definitivo, lo que preocupa a la iglesia católica, toda vez que la incidencia delictiva de los jóvenes va en incremento; los infractores se concentrarían en el Tutelar del municipio de Güémez.

El Asesor del Pastoral Penitenciario de la Provincia de Monterrey, Presbítero Juan Enrique Olguín, informó que es una decisión de las autoridades estatales el cerrar dicho centro y esto puede suceder en los próximos meses.

“A mí me lo han comentado que es posible que ya lo cierren, pero todavía no me comentan para qué, el porqué y la fecha, pero ya ahorita ha sólo un joven y está todo el personal, pero también están los jóvenes que ya salen y que tienen que estar yendo a firmar”.

Refirió que son poco más de 50 jóvenes los que se presentan a firmar o por algunas otras situaciones.

Refirió el Padre, que la situación es difícil toda vez que el incremento de jóvenes infractores va en aumento y sus edades son cada vez menores, pues ahora delinquen desde los 9 y 10 años, como por ejemplo en robo y violaciones.

“Cerrar, no sé porqué, pero pienso que debe existir un lugar en donde los jóvenes puedan llegar después de haber cometido alguna acción negativa en contra de la sociedad. La experiencia que tengo es que muchos de los jóvenes que han caído allí, recapacitan”, indicó.

Señaló que el Tutelar más cercano a la zona sur de Tamaulipas, es el ubicado en el municipio de Güémez, “pienso que llevarlos hasta allá para concentrarlos, no sé con finalidad, sólo las autoridades lo sabrán, pero el hecho de estar lejos es tenerlos más sólo y siempre hay necesidad de la familia”.

Manifestó el Padre Olguín, que actualmente un 80 por ciento de los jóvenes que llegan al Tutelar llegan a reformarse y el otro 20 por ciento comúnmente, dependiendo de la edad, caen nuevamente o bien llegan a los centros penitenciarios. (ElManana.com)