Guadalajara, México.- En la Noche de Brujas, las Chivas confirmaron que este semestre fue de terror y esta noche se quedaron sin Copa MX al ser eliminador por un equipo del Ascenso MX, los Potros de Hierro del Atlante, en tanda de penales.

En una noche que parecía tranquila para el Guadalajara, pues se enfrentaba al penúltimo lugar de la división de plata, el Rebaño terminó cediendo su segunda corona, puesto que ya lo había hecho en la Liga MX al quedarse sin opciones de Liguilla.

Fue en definición desde el manchón penal que Chivas abdicó al trono por la falla de Rodolfo Pizarro, el único que erró de los ocho cobradores, ya que los azulgrana se fueron perfectos en sus cinco ejecuciones.

Con una defensiva bien plantada, los Potros de Hierro aguantaron el cero en su marco los primeros 45’ pese a la insistencia local, que tuvo su mejor oportunidad en un derechazo de Orbelín Pineda que el portero Gerardo Ruíz sacó de manera sublime casi en el ángulo.

No fue sino hasta el complemento que llegó el primer gol en los pies de Carlos Fierro, quien se encontró un balón en un centro de Carlos Cisneros, el cual únicamente tuvo que mandar a guardar.

Después del gol, Chivas tuvo un par de llegadas, en especial un cabezazo de Rodolfo Pizarro que quedó en manos del meta contrincante.

La sorpresa llegó al 65’ cuando Cristian Tarragona empató el encuentro con un grandioso remate con la testa.

El cierre vio una jugada del Atlante que Cisneros tuvo que revolverse para sacar dentro del área chica; después, jugadas de Pizarro y Ángel Zaldívar quedaron como simple peligro rojiblanco que a la postre significó la eliminación en cuartos de final.

Es así como los de Cancún, que llegaban con cinco partidos sin ganar dentro del Ascenso, pusieron el último clavo al ataúd de las Chivas en una noche de Halloween que sin duda traerá pesadillas por mucho tiempo en la Perla Tapatía. (MedioTiempo.com)