La historia de Alan Pulido con los Tigres tendrá un nuevo capítulo, lleno de morbo para algunos, cuando los felinos visiten al Guadalajara, el nuevo equipo del delantero y que peleó por él hasta regresarlo al futbol mexicano después de soltar una importante cantidad de dinero.

El delantero nacido en Ciudad Victoria, Tamaulipas (8 de marzo de 1991), volvió a marcar en la Primera División de México después de un par de años de no hacerlo debido a la ya conocida historia y sus aventuras por el futbol griego.

Lo que son las cosas y los caprichos del balompié, su tercer partido con el Rebaño Sagrado y el que podría ser el primero como titular con este equipo será frente a unos Tigres con cuya directiva y cuerpo técnico tuvo problemas varios, que aunque aún no se definen en el escritorio, podrían tener cierta revancha en lo deportivo del lado del tamaulipeco.

Como jugador de la escuadra universitaria marcó 20 goles en la liga después de tener participación en un centenar de partidos antes de su salida del club. Si se le suma la Copa MX y los torneos internacionales en los que participó, su total es de 39 goles en 123 juegos.

Su mejor torneo con los Tigres fue el Apertura 2013, cuando marcó siete tantos en 13 partidos. Ese fue el instante en que más regularidad tuvo y lo manifestó con goles.

En su paso por el futbol griego, con el Levadiakos y el Olympiacos, marcó seis goles en 14 juegos, aunque eso no fue suficiente como para encontrar regularidad u otra oferta en el balompié europeo.

Ahora parece avanzar un trecho importante rumbo a la titularidad con las Chivas. Difícil desplazar a Ángel Zaldívar, pero podrían jugar juntos. Para ello, Matías Almeyda tendría que prescindir de Javier López y Pulido jugar algo más retrasado que el “Chelo”, quien quedaría de punta.

También está el tema de lo psicológico, que aunque el exatacante felino se ha mantenido lejos de crear más polémica respecto a los Tigres, siempre quedará la impresión, hacia la opinión pública, de que tiene cuentas pendientes que buscará saldar cuando esté en la cancha, ante esa camiseta con la que debutó en el Apertura 2009, pero con la que no logró consolidarse.

Estos ingredientes hacen del juego en el estadio Guadalajara uno de los más atractivos de la jornada de mitad de semana, y seguro tendrán la atención no solamente de los aficionados de ambos equipos, sino de muchos otros seguidores del balompié mexicano que lo encontrarán como un platillo atractivo. (estoenlinea.oem.com.mx)