Puebla.- Un juez de control dictaminó auto de vinculación a proceso en contra del chofer de Cabify, Ricardo Alexis “N”, por su presunta responsabilidad en el feminicidio de la estudiante universitaria Mara Fernanda Castilla Miranda, ocurrido el viernes 8 de septiembre.

En la audiencia llevada a cabo en la Casa de Justicia de la Zona Centro de Puebla, el representante del MP amplió las imputaciones contra Ricardo Alexis, pues hasta ahora sólo se le habían presentado cargos por el delito de privación ilegal de la libertad de la joven, quien fue encontrada muerta el 15 de septiembre en un paraje ubicado en Xonacatepec.

Luego de que el juez Aarón Hernández Chino determinó que existen indicios suficientes para iniciar el proceso en contra del ahora exchofer de Cabify por el asesinato de la joven, la Fiscalía General del Estado (FGE) pidió un plazo de cuatro meses para conjuntar las pruebas que sustenten sus imputaciones, además de solicitar la prisión preventiva contra el procesado.

Este término fue aprobado, por lo que será hasta el 4 de febrero próximo cuando continúe el juicio en contra el presunto responsable del feminicidio de la estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), de 19 años. También el juez decretó la prisión preventiva oficiosa de Ricardo Alexis.

En la audiencia quedó en claro que la mecánica del homicidio fue asfixia por estrangulamiento, y que el cuerpo de la joven presentaba huellas de haber sido violado por la vía anal y vaginal, además de que la necropsia señala que, al ser localizada la víctima, el 15 de septiembre, tenía entre 4 y 7 días de haber sido asesinada.

Ricardo Alexis, por su parte, hizo uso de su derecho a reservar su declaración en esta etapa del proceso.

El Ministerio Público detalló los datos de prueba que se tienen hasta ahora para señalarlo como el presunto responsable del delito de feminicidio, entre ellos las declaraciones de los amigos que la acompañaban la madrugada del 8 de septiembre y que atestiguaron cuando Mara abordó el carro Cabify para dirigirse a su casa a las cinco de la mañana.

Otra evidencia mencionada fue el testimonio de su hermana y del guardia de seguridad del fraccionamiento Torres de Mayorazgo, así como de los videos de vigilancia, que dejan en claro que el carro de alquiler llegó a la entrada del lugar a las 5:48 horas, pero que no existe evidencia de que la joven haya bajado de la unidad.

También se dieron a conocer los testimonios de las empleadas del Motel del Sur, ubicado a sólo unas cuadras de la entrada del fraccionamiento, que confirman que ese mismo día, a las 6:47, Ricardo Alexis ingresó con su carro a ese lugar y le fue asignada la habitación 25, la cual desocupó alrededor de las 8:15 horas.

Entre las pruebas aportadas se menciona la declaración de la camarista del motel, quien ese día reportó que, a la salida de Ricardo Alexis de la habitación 25, había un faltante de una sábana y una toalla.

Concatenado a esto, el representante de la Fiscalía mencionó que el 15 de septiembre el cuerpo de la joven fue localizado en un camino conocido como El Ocotal, ubicado en la Junta Auxiliar de Xonacatepec, en el municipio de Puebla, y que estaba envuelto en una sábana que tenía el logotipo del Motel del Sur.

En la audiencia, el MP hizo mención de que, al momento de ser localizado, el cadáver de la joven tenía puesto una blusa rosa y un pantalón negro que se encontraba puesto al revés, además de que a su lado estaba una bolsa tipo cartera que contenía un llavero y su credencial del INE.

Al practicarle la necropsia, se estableció que la joven presentaba huellas de estrangulamiento, así como de violación anal y vaginal, y que su muerte se había registrado de cuatro a siete días antes de su localización.

En su turno, el abogado defensor Tlahuicole Hernández hizo mención de algunas inconsistencias en los elementos de prueba que presentó el MP pero, de acuerdo con el juez, no aportó pruebas para desvirtuar los elementos expuestos por la Fiscalía.

Hernández aseguró que la representación social no tiene aún elementos para establecer en modo, tiempo y lugar la participación del exchofer de Cabify en el asesinato de la joven.

Entre los señalamientos que hizo mencionó destaca un testimonio del guardia de seguridad del fraccionamiento, que señala haber visto alrededor de cinco vehículos estacionados a las afueras de la caseta de vigilancia entre las cuatro y seis de la mañana.

Esto, según el defensor, sería congruente con la primera declaración que hizo el chofer de que al momento de concluir el servicio la joven le pidió que la bajara antes de llegar a su destino, y que en el lugar estaban estacionados tres vehículos, entre ellos una camioneta negra Suzuki.

También reclamó que el MP no hubiera investigado a las personas que, según los testimonios de los amigos de la joven, hostigaron y tomaron fotos a Mara Fernanda cuando estaban en el bar donde se divertían en San Andrés Cholula.

Otro de los puntos que observó fue la declaración de la empleada que asigna la habitación del hotel, que se acercó al chofer y que incluso dialogó con él y que no pudo ver si alguien iba en la parte posterior del carro, porque tenía vidrios obscuros.

Además, Hernández hizo mención al resultado de la necropsia, el cual establece un periodo entre cuatro y siete días la fecha de fallecimiento de la joven, el cual no da una certeza de temporalidad que lo relacione con el momento en que presuntamente Ricardo Alexis estuvo en el Motel del Sur y cuando presuntamente asesinó a la joven.

Al exponer su dictamen, el juez destacó el hecho de que en su primera declaración que presentó de manera voluntaria al día siguiente de la desaparición de la joven, el ahora exchofer de Cabify mantuvo oculto el hecho de haber estado en ese motel.

Al salir de la audiencia, la madre de la víctima, Gabriela Miranda, dijo tener confianza en la actuación de la Fiscalía General de Puebla, dependencia que ha señalado a Ricardo Alexis como único responsable del asesinato de su hija.

Miranda lamentó que en Puebla se sigan presentando otros asesinatos de mujeres jóvenes, como el cometido el pasado fin de semana contra la estudiante Mariana Fuentes, quien fue víctima de un asalto al llegar a la casa de una amiga con la que saldría a divertirse.

En este sentido, la madre de Mara Fernanda se pronunció por que se decrete de una vez por todas la Alerta de Género en Puebla. (Proceso.com.mx)