México.- El exsecretario de la Defensa, el General Salvador Cienfuegos Zepeda podría llegar a México este mismo miércoles o jueves, así lo reveló el director General para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco.

En entrevista con Noticieros Televisa, Velasco enfatizó que la desestimación de los cargos contra el militar, no es un regalo de la administración Trump.

“No es un regalo de la administración Trump. Habla de la madurez de la relación bilateral”, enfatizó el funcionario.

El director General para América del Norte de la cancillería destacó que este caso no tiene relación con las elecciones presidenciales de Estados Unidos y reiteró que se trata de la cooperación entre ambas naciones.

Esta mañana, durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aclaró que en México no hay una orden de aprehensión en contra Salvador Cienfuegos, por lo que el General sería puesto en libertad en Nueva York si así lo determina la jueza Carol Bagley Amon.

Ebrard aclaró que una vez tomada esa decisión, Cienfuegos Zepeda vendría a México como “ciudadano en libertad”.

¿En qué calidad viene (el general Salvador Cienfuegos)?, es un ciudadano en libertad, no viene detenido», destacó.

“No viene detenido a México, la FGR va a dar los detalles y el camino procesal que va a seguir, pero el General viene México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericano y se pondrá a disposición de la FGR en libertad, no está detenido, en esa condición va a llevar a México (…), dependerá de las pruebas, las diligencias para sustanciarlo”, resaltó.

El canciller aseguró que es un derecho de los ciudadanos mexicanos que sean juzgados en su país por delitos cometidos en territorio nacional.

“Procede que los delitos cometidos en territorio nacional sean juzgados en México, es un derecho de las y los ciudadanos mexicanos. Conocer qué ocurrió y por qué ocurrió dado el rango de general”, afirmó.

Por su parte, López Obrador aseguró que no hubo una negociación oculta en el retiro de cargos en contra de Cienfuegos Zepeda.

“No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta, deciden juzgar en Estados Unidos sin conocimiento de nuestro gobierno, esto va más allá de lo legal”, afirmó.

López Obrador reiteró que su gobierno no fabricará pruebas en contra del exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y tampoco permitirá que eso ocurra en otros casos.

Insistió que las cosas en México han cambiado “hay cambios, el que se siga pensando de que los procedimientos legales y las autoridades del extranjero son más confiables y mejores que las autoridades en México, ya no corresponde a la nueva realidad”, aseguró.

“No somos más que nadie, pero tampoco somos menos que nadie. Nos quedamos con la idea de que lo de afuera era lo cierto, lo justo y todo lo de México, era corrupción, impunidad, estado de chueco, no de derecho. Eso ya pasó, ya hay que entender que existe una nueva realidad. están cambiando las cosas y ahora hay moralidad en el gobierno”, reiteró.

“Entonces se lleva a cabo este proceso, aquí se va a juzgar porque ya se abrió una investigación. Una autoridad competente y recta de México va a decidir si hay elementos para juzgar al General Cienfuegos o no y va a ser con apego a la legalidad, sin influyentismo… Eso ya se terminó, por eso hablo de una nueva realidad y con apego a la verdad y siempre de cara al pueblo, con transparencia. No hay acuerdos en los oscurito como antes.. entonces vamos teniéndonos confianza nosotros, ya cambió esto”, insistió. (www.infobae.com)