Reynosa, Tamaulipas.- La franja fronteriza de Tamaulipas de Nuevo Laredo a Matamoros amaneció sin gasolina; las 257 estaciones de servicio que se encuentran en esa región tamaulipeca permanecen cerradas desde las 06.00 y hasta las 24:00 horas de este miércoles.

La determinación de los empresarios, es para presionar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que les proporcione estímulos fiscales para la adquisición del combustible, el cual compran a 16 pesos y lo deben vender a 13 pesos por litro.

José Ángel García Elizondo, presidente nacional de la Organización de Expendedores de Gasolina, (Onexpo), confirmó en entrevista que desde las 06:00 horas, los empresarios del sector cerraron sus puertas.

Iniciaron hoy en punto de las 6 de la mañana un paro de labores que durará hasta las 12 de la noche ya que compran la gasolina a 16 pesos y la tienen que vender a 13 pesos”.

Momentos antes de viajar de Tampico, Tamaulipas, hacia la Ciudad de México, el líder de los gasolineros reiteró la inconformidad de los integrantes del sector en la franja fronteriza ante la falta de ganancias tras la determinación de la SHCP, de incrementar los costos.

Esta medida es a fin de presionar a Hacienda en el tema de estímulo fiscal “como recordarán en el tema de la frontera hasta 2016 estuvo operando el mecanismo de homologación de precios donde se les permitió a las estaciones de esos puntos tener un precio igual al de las estaciones del sur de Estados Unidos”, explicó.

Luego que a partir de este año se quitó la homologación de precios de la frontera norte y se sustituyó con un esquema de estímulo fiscal; sin embargo consideran que la forma en que se lleva a cabo no es viable para los gasolineros, ya que tienen que financiar al Gobierno Federal con tres pesos por cada litro.

El mecanismo para aplicar este estímulo fiscal no ha sido del todo viable económicamente para los empresarios del norte del país, en el sentido que tenían que financiar el precio al gobierno para poder aplicar este estímulo fiscal por más de dos meses”, comentó.

García Elizondo informó que después de pláticas con gobierno, lograron que el periodo de devolución se redujera a de 60 a 13 días; así como la ampliación de crédito de Pemex de 7 a 17 días y esto ayudara a flujos en capacidad financiera por parte de gasolineras para reflejar ese estímulo al consumidor final y no financiar tanto al gobierno.

Estamos viendo que la presente semana los precios internacionales no han variado, los precios de logística se han detenido, los impuestos no han variado, el tipo de cambio se ha apreciado; entonces pudiéramos ver que los precios en este ajuste del 4 de febrero no se dieran, incluso tener un reflejo hacia la baja”.

Por su parte, el secretario General de Gobierno, César Verástegui Ostos, respaldó la decisión de los empresarios al cerrar por 18 horas sus servicios, luego de no recibir el subsidio en tiempo y forma.

No deja de ser un problema, porque si bien es cierto es un tema federal, estamos de acuerdo en que si los gasolineros no tienen por qué estar subsidiando o financiando en este caso a PEMEX. Se están poniendo de acuerdo para que cierren todas las de la frontera”, puntualizó.

En tanto que la diputada local del PRI, Mónica González García, expresó la preocupación por lo sucedido en municipios como Matamoros, donde hay cierres temporales de estaciones de servicio, por lo que urgió a los involucrados a encontrar soluciones y no afectar a la sociedad.

En algunas gasolineras no se ha dado el subsidio y está afectando a la población, es nuestra responsabilidad como diputados el urgir a que ambas partes lleguen a una resolución pronta de cuál será el procedimiento del subsidio y como se les devolverá a los gasolineros”, concluyó. (Redacción)