Tampico, Tamaulipas.- Una fuga de combustible en el poliducto Madero – Cadereyta, a la altura del Ejido Santa Amalia, en Altamira, provocó el cierre de la carretera Tampico – Mante.

Un fuerte olor a gas alertó a los habitantes de la comunidad, por lo que elementos de Protección Civil arribaron al lugar para confirmar la fuga de combustible y lanzar el llamado de alerta.

Elementos de la Policía Estatal, Federal y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) acordonaron la zona e impidieron el paso de los vehículos en ambos sentidos de la carretera durante casi tres horas.

Personas de Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó la excavación para destapar el dcuto donde se registraba el escurrimiento y repararlo. La fuga se localizaba en un terreno empleado para la siembra de maíz.

Aún se desconocen las causas de la fuga de hidrocarburo así como la afectación ocasionada, ya que Pemex no ha emitido información al respecto. (Posta.com.mx)