En Malasia, el sultán de Johor conmutó la pena de muerte contra los tres mexicanos acusados de narcotráfico. Se trata de los hermanos José Regino, Luis Alfonso y Simón González Villarreal, originarios de Sinaloa.

Fueron detenidos en 2008 acusados de posesión y tráfico de drogas. En 2012 fueron sentenciados a la horca. En 2015, la corte federal de Malasia desechó las apelaciones de los mexicanos y ratificó la sentencia de muerte.

En abril de ese año, la cancillería de México rechazó esta sentencia y lamentó su decisión.

En esa fecha, el gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), lamentó la imposición de la pena de muerte a los hermanos González Villarreal y, con pleno respeto a la legislación interna de Malasia, ratificó su posición contraria a la aplicación de dicha decisión. En un comunicado, la cancillería mexicana informó que la Corte Federal de Malasia ratificó esta mañana la sentencia de pena de muerte dictada a los nacionales mexicanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal. Señaló que los mexicanos fueron detenidos por la Policía Real de Malasia el 4 de marzo de 2008 en la ciudad de Johor, Bahru, acusados de tráfico, producción y distribución de narcóticos.

A lo largo de estos siete años, la Cancillería y su embajada en Malasia han brindado protección y asistencia consular a los connacionales y sus familiares, expuso en el texto. En este sentido, explicó que se llevaban a cabo diversas gestiones, entre las que destacan múltiples visitas a los centros de detención para asegurar el adecuado trato a los detenidos y acciones ante las autoridades malasias en favor de su salud y mejores condiciones de reclusión. Indicó que a la familia González Villarreal se le ha informado de manera permanente acerca del desarrollo del caso y de la situación física y anímica de los detenidos.

Este jueves, el sultán ha conmutado la pena de muerte de estos tres mexicanos, por una sentencia de 30 años de cárcel. (Noticieros.televisa.com)