Matamoros, Tamaulipas.- La Procuraduría de Justicia de Tamaulipas sigue con las pesquisas tras el ataque mortal al sacerdote José Martín Guzmán Vega, perpetrado la noche del 22 de Agosto.

Hasta el momento se desconoce quién y por qué ingresó a la iglesia Cristo Rey de la Paz en el ejido Santa Adelaida, ya que la agresión ocurrió dentro del templo.

En este sentido no se sabe si el occiso conocía a su agresor o si éste acudió a robar y fue descubierto, pues hasta donde se sabe son algunas de las líneas de investigación.

A su vez la diócesis local, a través del canciller Manuel Tejeda Cavazos, externó su confianza en que sean las autoridades competentes las que esclarezcan el crimen que conmocionó a esta región y se haga justicia.

El padre Guzmán era oriundo de Michoacán y de sus 55 años, 16 años habían estado dedicados a la iglesia católica, incluida la década qué pasó en la parroquia que se convirtió en la escena del delito que le arrebató la vida .

Trascendió que en las indagatorias los agentes de la policial ministerial ha interrogado a vecinos, ya que algunos de ellos acudieron a ver qué ocurría con el sacerdote la noche del asesinato, al escucharle gritar por auxilio.

Por lo pronto el testimonio de los lugareños es de repudio al ratero ataque, pero también de extrañeza por la bondad y solidaridad que caracterizaba al prelado. (LaFuncion.mx)