Nueva York.- Una Corte de Estados Unidos acusó el jueves a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela Cilia Flores de confabularse para introducir 800 kilogramos de cocaína a ese país.

Un tribunal federal de Manhattan presentó los cargos contra Efraín Campos y Francisco Flores por participar en reuniones en Venezuela para discutir un embarque de cocaína a Estados Unidos a través de Honduras.

El caso de los jóvenes, que deben comparecer ante esa corte el jueves, podría exacerbar las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y Venezuela y refuerza las acusaciones estadunidenses de narcotráfico en los más altos niveles del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Sin hacer mención al caso, Maduro dijo la madrugada del jueves en Twitter que “la patria seguirá su camino, ni ataques, ni emboscadas imperiales podrán con el pueblo de los libertadores, tenemos un sólo destino…Vencer”.

La detención se produjo tres semanas antes de las elecciones legislativas en las que según los sondeos la oposición podría asestar al partido en el gobierno su peor derrota en 16 años, en medio de una inflación de tres dígitos y una escasez generalizada de productos.

“El momento no es exactamente ideal”, comentó Michael Shifter, presidente del grupo de estudios de Washington Inter-American Dialogue, en un correo electrónico tras conocerse la noticia sobre los arrestos.

“Los arrestos podrían dar a Maduro la excusa que necesitaba para declarar el estado de emergencia y posponer las elecciones. Atribuirá los arrestos al imperialismo estadunidense y los verá como un intento de socavar su gobierno”, agregó.

En declaraciones televisadas el miércoles por la noche, el influyente presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello no hizo referencia directa a la detención de los sobrinos de Flores pero advirtió que Washington intentaba desestabilizar al gobierno de Maduro.

El ministerio venezolano de Comunicaciones y la Cancillería declinaron hacer comentarios alegando que no tenían información al respecto. Maduro no hizo mención alguna y Flores publicó dos mensajes y varias fotografías en su cuenta de Twitter en los que no hizo referencia al tema y sólo destacó la participación de su esposo en la sede de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Campos y Flores fueron detenidos el martes y trasladados a Estados Unidos. Los hombres fueron arrestados en la capital haitiana Puerto Príncipe tras llegar de Venezuela en un avión privado, dijo Michael Vigil, ex director de operaciones internacionales de la agencia antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) que fue informado por las autoridades estadunidenses sobre la operación encubierta. Ambos portaban pasaportes diplomáticos pero carecían de inmunidad diplomática, señaló.

El secretario ejecutivo de la coalición opositora venezolana, Jesús Torrealba, solicitó el jueves a la Asamblea Nacional la apertura de una “investigación inmediata” que dé respuesta al país sobre la detención de los dos jóvenes vinculados a la pareja presidencial.

“Acá en Venezuela tenemos un caso que escandaliza a toda la nación, que conmueve a toda la nación y sobre el cual debe haber una respuesta”, dijo Torrealba a la prensa y planteó que “lo deseable, lo normal sería que toda persona vinculada a esto se hiciera a un lado, aunque fuera temporalmente, para permitir una investigación profesional y seria”.

Flores, a quien Maduro llama la “primera combatiente”, es una de las integrantes más poderosas del gobierno de Venezuela y constantemente acompaña a su esposo en actos públicos. Ambos viajaron esta semana a Arabia Saudita para una cumbre de países árabes y sudamericanos y acompaña a Maduro en el Consejo de Derechos Humanos en una reunión especial en Ginebra convocada por Venezuela.

Flores, ex presidenta de la Asamblea Nacional que ahora se ha postulado al Congreso, comenzó su relación con Maduro en la década de 1990 mientras fungía como abogada de Hugo Chávez, entonces estaba encarcelado. Maduro era uno de muchos activistas de izquierda atraídos por el joven y carismático oficial del ejército luego de que fuera arrestado por un fallido intento de golpe de Estado en 1992. Se casaron en 2013, poco después de que Maduro fuera elegido presidente.

Fiscales estadunidenses han aumentado de forma gradual la presión sobre altos miembros de las fuerzas armadas, la policía y el gobierno de Venezuela por su presunto papel en hacer del país una importante zona de tránsito de narcóticos rumbo a Estados Unidos y Europa. El gobierno estadounidense dice que más de 200 toneladas de cocaína pasan cada año por Venezuela.

Aunque varios funcionarios venezolanos, incluido un ex ministro de Defensa y jefe de inteligencia militar, han sido acusados formalmente o sancionados en Estados Unidos y muchos están bajo investigación, ninguna pesquisa por drogas había tocado anteriormente al círculo íntimo de Maduro.

Las voces opositoras no tardaron en reaccionar. El líder opositor Henrique Capriles pidió al gobierno de Nicolás Maduro explicaciones sobre la detención de dos familiares de la pareja presidencial. Capriles dijo que la Cancillería tiene que explicarle al país “sobre el caso de narcotráfico con detenidos usando pasaporte diplomático venezolano”.

El líder opositor venezolano Henrique Capriles pidió hoy al gobierno de Nicolás Maduro explicaciones sobre la detención de dos familiares de la pareja presidencial por presunto tráfico de drogas.
Capriles dijo que la Cancillería tiene que explicarle al país “sobre el caso de narcotráfico con detenidos usando pasaporte diplomático venezolano”.

La dirigente opositora y ex congresista venezolana, María Corina Machado, dijo que el mandatario Nicolás Maduro debería renunciar tras la detención de los dos sobrinos de Cilia Flores. (http://www.jornada.unam.mx/)