La controversia entre los gasolineros organizados y Petróleos Mexicanos (Pemex) se recrudeció, cuando la ahora empresa productiva del Estado negó las acusaciones de cortes al suministro de combustible y la duplicación de cobros por derechos.

La semana pasada Pablo González Córdova, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), acusó a Pemex de impedir a cerca de 300 gasolineros y dueños de pipas pasar a los contratos nuevos, estipulados en la reforma energética, mediante mecanismos como corte de suministro y pago de derechos adquiridos.

El costo que se pide es de casi 1.5 millones de pesos por derechos que se pagaron, en algunos casos, desde hace 40 años. “Son casi millón y medio de pesos los que nos están haciendo pagar y unos ya tenemos contratos desde hace 40 años”, explicó.

Ayer, Pemex aseguró que no ha negado el abasto de combustibles a ninguno de sus clientes, ya que en todos los casos se apega estrictamente a lo estipulado en las disposiciones. En este sentido, no ha recibido hasta el momento queja alguna sobre los términos y condiciones determinados en los contratos de franquicia y suministro.

González Córdova, de Amegas, dijo que la ley de hidrocarburos, artículo décimo, con fecha 4 de agosto de 2014, desvinculó el contrato de franquicia al de suministro de venta y primera mano. “Somos 11 mil 500 gasolineras, ha pasado año y medio y no se puede erradicar. Pemex sigue expidiendo contratos con un formato constitucional anterior a la reforma. Éstos hablan de exclusión de extranjeros, pero desde hace dos años ello está permitido”, apuntó.

Fija su posición

En un comunicado, Pemex recordó que desde la entrada en vigor del decreto, publicado en el Diario Oficial de la Federación en agosto de 2014, por el que se expide la Ley de Hidrocarburos y se reforman diversas disposiciones de las leyes de Inversión Extranjera, Minera y Asociaciones Público-Privadas, no realiza contratos de suministro condicionados a la celebración de contratos de franquicias, ni con vigencia que exceda el 31 de diciembre de 2016. Dicha vigencia se aplica únicamente a los de suministro.

Asimismo, Pemex Transformación Industrial (Tri) continúa celebrando contratos de franquicia, con vigencia de 15 años y la posibilidad de renovarlos por cinco años más.

Cabe señalar que Pemex Tri no cobra cuotas adicionales por renovar contratos y aplica las cuotas de la incorporación, operación y mantenimiento del sistema de franquicia.

Es necesario señalar que la cuota vigente por incorporación a la franquicia Pemex es de 446 mil 900 pesos más impuesto al valor agregado, cantidad que se paga en una sola ocasión al comenzar la relación comercial. (http://www.vanguardia.com.mx/)