Querétaro, México.- El Tribunal Colegiado en materia Penal de Querétaro debatirá este jueves un amparo promovido por la defensa de Dafne McPherson, quien se encuentra presa y sentenciada a 16 años de prisión en Querétaro por un parto accidental en el que murió su bebé de 8 meses de gestación en una tienda departamental de San Juan del Río.

El parto fortuito ocurrió el 17 de febrero de 2015, cuando la empleada de la tienda regresó de su hora de comida a las 17:30 horas, y minutos después comenzó a sentir dolores muy fuertes en el vientre tipo cólicos, por lo que llamó a la enfermera de la sucursal. Sin recibir respuesta alguna, enseguida se dirigió al baño y antes de poder sentarse sintió cómo se desangraba y se percató que el bebé cayó de su cuerpo.

La campaña denuncia además que el personal de seguridad de la tienda retrasó la entrada de los servicios médicos para que la atendieran.

Dafne, de 28 años de edad, padece hipotiroidismo, y argumenta que nunca supo que estaba embarazada e incluso meses antes de parir acudió a los servicios médicos de la tienda y del IMSS sin que le diagnosticaran su condición de embarazo.

En los baños de la sucursal, Dafne perdió el conocimiento. Cuando despertó se encontraba aterrada y sin saber el tiempo que había estado desmayada.

La mujer fue auxiliada por la enfermera adscrita al servicio médico del establecimiento y por otros paramédicos particulares que brindan servicio a la empresa, pero tanto ella como la recién nacida requerían de servicios especializados.

A pesar de que la vida de Dafne y de su hija estaban en riesgo, el personal de seguridad negó el acceso a los servicios especializados de salud y retrasaron el traslado de ambas a un hospital donde ingresó hasta las 19:50.

La menor falleció y Dafne llegó al nosocomio acompañada de un policía acusada de ser responsable de la muerte de su hija. El Ministerio Público de la entonces Procuraduría de Querétaro la acusó por el delito de “aborto”, pero al darse cuenta de la edad de gestación de la recién nacida, la dejaron abandonar el hospital, con la advertencia de que se investigaría el delito de “homicidio”.

Casi 3 meses después, Dafne fue detenida por “homicidio calificado” en contra de su propia hija recién nacida. El día de la audiencia de proceso, la Fiscalía condenó a Dafne por no haber actuado con su instinto de madre, pues dijeron que ni una “perra hace eso” (de ocasionarle la muerte).

Dafne fue sentenciada a 16 años de cárcel, de los cuáles lleva 2 años presa en el Cereso de San Juan del Río. Ella es madre soltera de una niña.

El Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, que coadyuva con la defensa, señaló que el juicio contra Dafne estuvo plagado de omisiones, de prejuicios y de violaciones a los derechos humanos y del debido proceso legal, pues el Ministerio Público la acusó, no por que hubiese cometido algún delito, sino porque utilizando estereotipos de género y prejuicios morales la consideró responsable de un delito que nunca cometió.

La defensa interpuso un amparo que será discutido este jueves en el tribunal colegiado que busca la liberación de la mujer encarcelada en un proceso que está lleno de irregularidades, según asegura el Centro.

Otras organizaciones de derechos humanos han lanzado la campaña #DafneLibreYa para exigir su libertad inmediata. También en la plataforma change.org el grupo de abogados que acompaña a la familia organizó una petición que busca el apoyo ciudadano para presionar al Tribunal. En tanto, la familia de la víctima ya presentó dos quejas ante la Comisión de Derechos Humanos del estado de Querétaro, por las condiciones en las que se encuentra recluida y por la actuación del ministerio público. (Debate.com.mx)