Daniel Benítez Cruz, quien habría manejado un vehículo con el que se cometió el secuestro de Norberto Ronquillo Hernández, fue detenido la madrugada del sábado pasado.

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México informó ayer que un juez de control lo vinculó a proceso por el delito de secuestro agravado, en contra del estudiante de la Universidad del Pedregal.

El sábado pasado se llevó a cabo la audiencia inicial, donde se valoró su legal detención y, ayer, en continuación de audiencia de cumplimiento de orden de aprehensión, y dentro de la ampliación del término constitucional, el impartidor de justicia definió la situación jurídica del sujeto, a quien se le impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, la cual deberá cumplir en Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

Sobre esta detención, los padres de Norberto fueron consultados y en ambos casos negaron que el imputado sea un familiar.

Norelia Hernández, madre de Norberto aseguró que al imputado no lo conocen, ni la reconocen como familiar.

También comentó, a través de sus representantes, que hasta el momento no ha sido notificada oficialmente por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) local sobre esta captura.

Norberto Ronquillo, padre de la víctima, también informó, a través de un enlace de prensa, que no conoce al presunto secuestrador de su hijo.

Por la noche en Imagen Noticias, con Ciro Gómez Leyva, dijo que vendría de Chihuahua a la ciudad para enterarse de su identidad.

“No lo he visto, ni por foto. No tengo ni idea quién es. Necesito verlo; ir a México y ver quién es esa persona.

“Pues estoy muy contento. La procuradora y su equipo, junto con el fiscal a cargo, están haciendo su trabajo”, señaló.

El 11 de julio pasado, después de una reunión por espacio de una hora con la titular de la Procuraduría General de Justicia, Ernestina Godoy, y su equipo de trabajo en el edificio central de la dependencia, Norberto Ronquillo, padre del joven secuestrado y asesinado, dijo que siempre ha habido responsables en este caso, que sólo faltaba que la autoridad los detuviera.

“Siempre ha habido responsables, nada más hay que agarrarlos”, expuso brevemente antes de abordar una camioneta para trasladarse a la Fiscalía Antisecuestros.

El pasado 4 de junio Norberto salió de la Universidad del Pedregal a las 21:32 horas y se volvió a saber de él cinco días después, cuando su cuerpo fue encontrado en la calle Prolongación y Avenida del Campo, Barrio de las Cruces, en la alcaldía de Xochimilco. (Excélsior.com.mx)