Ciudad de México.- Una de las villanas más emblemáticas de las telenovelas mexicanas ha sido la actriz Alejandra Procuna. La intérprete inició en el medio artístico en 1988 cuando ganó “El Rostro del Heraldo”.

Sus primeros trabajos en televisión fueron en las telenovelas Yo compro esa mujer y Cenizas y diamantes, en esta última, versión moderna de La Cenicienta destacó interpretando a una de las malvadas hermanastras de la protagonista, papel a cargo de Lola Merino.

La actriz de 47 años, participó en las telenovelas de Televisa: Corazón que miente, Que te perdone Dios, Lo que la vida me robó, Una familia con suerte, Soy tu dueña, Tormenta en el paraíso, Duelo de pasiones, Amy, la niña de la mochila azul, ¡Vivan los niños!, Navidad sin fin, Salomé, Carita de ángel, Siempre te amaré, Alma rebelde, Nunca te olvidaré, Vivo por Elena, Huracán, Te sigo amando, Marisol, María la del barrio, entre otras.

Hoy como muchos de los actores, productores y conductores de la empresa de Azcárraga Jean ha perdido su exclusividad.

De acuerdo con información de TV Notas, ahora la actriz que está al aire por Las Estrellas en la repetición de Lo que la vida me robó, está trabajando como chofer de UBER.

“Resulta que pedimos un servicio (UBER) y, cuando nos subimos al carro, la chofer era la actriz, a quien recordamos como ‘Dominga’ en la novela ‘Lo que la vida me robó’, que se está retransmitiendo. Al platicar con Ale, nos contó que fue una de tantos que perdió su exclusividad en la televisora, apenas en junio pasado, y ahora tiene una nueva profesión” se puede leer en la web de la revista. (Debate.com.mx)