Santa Rosa, California.- Fuertes vientos atizaron incendios forestales que arrasaron ayer la región vinícola de California y causaron la muerte de al menos 10 personas, dejaron mil 500 viviendas y negocios destruidos, y desplazaron a unas 20 mil personas que huían de las llamas que avanzaban sin control.

El gobernador Jerry Brown declaró estado de emergencia en los condados de Napa, Sonoma y Yuba.

Mientras huía por las calles llenas de cenizas de su vecindario, en Santa Rosa, Jeff Okrepkie sabía que posiblemente sería la última vez que veía de pie la casa en la que ha vivido los últimos cinco años.

Sus temores se confirmaron la mañana de ayer, cuando un amigo le envió una fotografía de los restos: Un montón de metales y escombros humeantes.

“Vivimos en el valle, donde todo es de concreto y hay centros comerciales, hoteles y supermercados”, dijo Okrepkie. “Lo último en lo que piensas es que va a llegar un incendio forestal a arrasarnos”.

Al menos 10 personas murieron y dos más sufrieron heridas de gravedad a causa de los incendios que comenzaron el domingo, señalaron los bomberos.

Las llamas ardían “en una tasa explosiva” debido a los vientos de 80 kilómetros por hora (50 mph), dijo Ken Pimlott, director del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Se registraron 14 grandes incendios en una región de 320 kilómetros (200 millas) al norte de San Francisco, desde Napa en el sur a Redding en el norte.

No es normal tener tantos incendios al mismo tiempo, señalaron las autoridades del cuerpo de bomberos, aunque octubre ha sido generalmente el mes más destructivo del año en lo referente a incendios forestales en California.

La voracidad de las llamas obligó a las autoridades a enfocarse principalmente a poner a las personas a salvo, incluso si eso significaba dejar a merced del fuego algunas estructuras. La zona de incendios cubrió más de 160 kilómetros cuadrados (100 millas cuadradas), que se esparcen por ocho condados.

En otra parte del estado, un incendio avanza por los cañones en los vecindarios ubicados en las colinas del condado Orange, que ha consumido varias residencias y obligó a la evacuación de los residentes de unas mil viviendas.

Algunos de los incendios más grandes se registraron en los condados de Napa y Sonoma, en donde los viñedos atraen a turistas de todo el mundo. El humo llegó hasta San Francisco, que se encuentra a unos 96 kilómetros (60 millas) de distancia. Se desconocen las causas que dieron origen a los incendios. (Diario.mx)