Guanajuato.- Dos perros policía del escuadrón K-9 de la Dirección de Seguridad Pública del Municipio presentan un cuadro crítico de desnutrición y deshidratación por la mala alimentación y el descuido por parte del gobierno municipal, encabezado por el alcalde Juan Antonio Morales Maciel (PAN), que presuntamente les daba de comer croquetas de baja calidad por “ahorrar”.

Los canes perdieron peso hasta quedar con la piel pegada a los huesos, completamente débiles, desorientados y con problemas de visión y en condiciones graves ingresaron a una clínica veterinaria de la ciudad de León.

La regidora María Guadalupe Espinoza Corral, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), informó que el tesorero municipal, Rodolfo Guerrero Durán, recortó el presupuesto destinado para la alimentación de los animales de la unidad canina de la Policía Municipal, por lo que comenzaron a abastecerlos con croquetas de menor precio y dejaron de consumir alimento “premium” con los nutrientes que requieren.

A los nueve perros de la unidad canina se les limitó el alimento, pues la dotación diaria autorizada era de medio kilo de croquetas para cada can.

En redes sociales se ha convocado a una marcha para este 1 de junio en contra del abandono de los perros policía y pedirán que se les brinde un trato digno.

La Fundación Corazón Animal de Guanajuato informó que la marcha K-9 comenzará a las 9:00 horas y estará integrada por gente que persigue el bienestar animal y está en total desacuerdo que este tipo de casos sigan sucediendo. (vanguardia.com.mx)