Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Por el momento, la oficina local del Sistema Nacional de Empleo (SNE), que brinda apoyos a los mexicanos deportados de Estados Unidos, solo se remite a hacerlo con quienes tienen residencia y familia en esta ciudad, y solo son cuatro los que han acudido, mencionó el titular del área, Alfredo Benavidez Díaz.

Sin embargo, dijo que aunque ya están autorizados los recursos y apoyos para los mexicanos que no son de la ciudad, todavía no se aplica a ellos, por lo que dijo que los apoyos consisten en el pago de un salario mínimo durante un mes, pero pagado en dos partes.

“De entrada se les da la mitad para que tengan el recurso y se puedan trasladar a los centros laborales en donde los requieran, mientras que la otra mitad se les paga en el momento en que ya cuenten con un empleo, o también cuando pase el mes y no se hayan colocado”, mencionó Benavidez.

Pero dijo que durante el lapso de tiempo fijado encuentran empleo, ya que de acuerdo a los datos con que cuenta ello ocurre en el mes de plazo o una semana después.

El año pasado fueron atendidos 360 mexicanos deportados de Estados Unidos, de los que solo a 24 locales se les entregó el salario mínimo, y a los foráneos se les compró el boleto o pasaje en autobús a sus lugares de origen.

Para confirmarlo, dijo el funcionario que se les avisa a las autoridades de los lugares a donde se dirigen los migrantes, para que los esperen y les brinden el apoyo que se les ofrece en esta ciudad a los deportados locales.

Una vez que llegan a sus lugares de origen, entregan la documentación y reciben un 50 por ciento del salario mínimo de ese municipio, para que busque un empleo, y al colocarse se les entrega la otra mitad, tal y como ocurre en esta ciudad.

La inversión que se realizó para brindar este tipo de apoyos a los mexicanos foráneos y locales deportados de Estados Unidos, fue de aproximadamente medio millón de pesos. (http://www.enlineadirecta.info/)