Tamaulipas.- Hasta 500 deportaciones de manera diaria realiza la patrulla fronteriza por los cruces internacionales entre Texas y Tamaulipas, lo que tiene a esta entidad entre “dos fuegos” por la oleada de migrantes que llegan buscando asilo en Estados Unidos y los que deportan están allá.

La Patrulla Fronteriza ha incrementado los operativos de vigilancia, lo que multiplica la detención y deportación de ilegales en las últimas semanas.

La frontera Tamaulipeca vive una crisis de incapacidad para atender a los migrantes y deportados, reconoció el director del Instituto Tamaulipeco del Migrante, José Carmona Flores.

Explicó que no únicamente se atienden a migrantes hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, venezolanos, cubanos y africanos que quieren cruzar hacia Estados Unidos, sino también a deportados por la Patrulla Fronteriza.

En Nuevo Laredo las casas de ayuda a migrantes “Nazareth”, “Amar”, así como el albergue municipal, se encuentran totalmente saturados y la misma situación prevalece en las casas de atención al migrante en Reynosa y Matamoros.

La prioridad para el Instituto Tamaulipeco del Migrante, es atender a los mexicanos deportados de Estados Unidos, a quienes se les presta atención médica, alimentos, un lugar para descansar, asearse y se les ayuda a retornar a sus lugares de origen. (ElMercurio.com.mx)