Moscú, Rusia.-  Un helicóptero de transporte ruso fue derribado en Siria el lunes y las cinco personas a bordo murieron, informó el Kremlin. El Mi-8 fue derribado el lunes en la provincia de Idlib mientras regresaba a una base aérea rusa en la costa siria tras una entrega de ayuda humanitaria en la ciudad de Alepo, explicó el ministerio de Defensa en un comunicado.

Se trató del incidente más sangriento para el ejército ruso desde que se involucró en la guerra civil de Siria.

A bordo del aparato iban tres tripulantes y dos oficiales del centro de reconciliación ruso en la base aérea Hemeimeem, sobre la costa siria. “Por lo que sabemos de la información proporcionada por el ministerio de Defensa, todos a bordo del helicóptero murieron”, dijo el vocero del presidente Vladimir Putin.

Los rusos “murieron heroicamente porque trataron de alejar el aparato para minimizar las pérdidas en el terreno”, dijo el vocero Dmitry Peskov.

Videos descargados por la oposición siria en internet mostraban los restos en llamas de un helicóptero ruso.

Rebeldes lanzan gran ofensiva para tratar de romper el sitio de Alepo

Rebeldes sirios lanzaron una gran ofensiva contra zonas del suroeste de Alepo controladas por el Gobierno para tratar de reabrir las líneas de suministro después de que la semana pasada el Ejército y sus aliados endurecieron el sitio a las partes de la ciudad en manos de los insurgentes.

Los rebeldes tratan de romper la franja de territorio controlado por las fuerzas del Gobierno con la esperanza de reconectar su asediado sector del este de Alepo con una parte del territorio insurgente en el oeste de Siria.

El centro de mando rebelde, que incluye al nuevo grupo islamita Jabhat Fatah al Sham -previamente el Frente Nusra vinculado a al Qaeda- y Ahrar al Sham, dijo que había tomado posiciones del Ejército en las primeras horas del ataque, que comenzó el domingo por la noche. (Jornada.Unam.Mx)