Tamaulipas/Sinaloa.- La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas informó sobre la detención en Culiacán, Sinaloa, de dos mujeres señaladas como integrantes de la banda que asaltó una joyería en el Centro Comercial Altama, en Tampico, el pasado 10 de agosto de 2017.

Katia Celina ‘N’, de 23 años de edad, y Jordana Guadalupe ‘N’, de 21 años de edad, fueron detenidas por el delito de robo a comercio, como resultado de la continuidad en las investigaciones realizadas durante nueve meses, que permitieron su localización y detención en la capital sinaloense, con el apoyo de la Fiscalía General de ese estado.

Un Juez concedió la orden de aprehensión al acreditarse elementos suficientes de la probable participación de ambas mujeres en el asalto en el que se sustrajo mercancía valuada, en su momento, en poco más de 760 mil dólares.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas indicó que las investigaciones continúan para llevar ante la justicia al resto de los implicados.

La autoridad judicial llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso de Katia Celina “N” y Jordana Guadalupe “N” el próximo 10 de mayo a las 16:00 horas, en tanto las detenidas permanecen en prisión preventiva en el Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira.

De acuerdo con las indagaciones, una de las detenidas es requerida por la Interpol en México, por estar identificada como integrante de una banda de asaltantes con operación en varias ciudades de México, Argentina, Costa Rica, Paraguay y Uruguay.

La banda que asaltó el centro comercial en Altamira estaba compuesta por al menos 14 personas. En Uruguay se sabe hay detenidos 10 de ellos.

La detención de las dos mujeres fue por trabajo de investigación científica y de campo de elementos de la Policía Investigadora de la Procuraduría de Tamaulipas; considerando las agravantes de robo con violencia y a comercio, la penalidad para cada una de las mujeres puede ir de entre 15 a 30 años de cárcel más las multas.

En febrero, el grupo criminal asaltó la joyería Sensation Du Temps, al interior de la galería del hotel Enjoy, en Punta del Este, Uruguay.

En esa ocasión, los sujetos se llevaron principalmente relojes y bolígrafos cuyo costo iban de los tres mil hasta los 50 mil dólares. (Zócalo.com.mx)