España.- El presidente de la Real Federación Española de Futbol (RFEF), Ángel María Villar, fue detenido la mañana de este martes por agentes de la Guardia Civil, por presuntas actividades delictivas durante su gestión.

La operación Soulé contra la corrupción en el fútbol es encabezado por la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción.

Entre la decena de arrestos están un hijo del dirigente del fútbol español, Juan Padrón, vicepresidente económico de la Federación; y Ramón Hernández, también directivo de la federación.

Villar y su hijo Gorka están acusados por presunta administración desleal, falsedad documental, corrupción entre particulares y apropiación indebida, todo ello en relación con la organización de partidos internacionales.

El juez Santiago Pedraz supervisa la operación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que ha entrado en la sede de la federación, en empresas y domicilios relacionados con los acusados.

Los agentes arribaron a la federación cuando se preparaba la asamblea para decidir el calendario de partidos.

La investigación inicio en 2016 a raíz de una denuncia formulada por el Consejo Superior de Deportes, por la presunción que Villar impulsaba la celebración de partidos entre la selección española de futbol y otras selecciones, consiguiendo contraprestaciones para la contratación de servicios y otras relaciones comerciales en beneficio de su hijo Gorka, abogado especializado en derecho deportivo.

También se investigan supuestos tratos de favor de Villar con dirigentes de federaciones territoriales, usando arbitrariamente dinero de la RFEF para obtener beneficios incondicionales con vistas a su reelección como máximo dirigente del fútbol español.

José María Villar fue reelecto en mayo por octava vez consecutiva como presidente de la RFEF para iniciar otro mandato de cuatro años después de no encontrar oposición. (Proceso.com.mx)