El especialista en temas de Derecho Constitucional y Penal, Eduardo López Betancourt, precisó que la defensa del ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, tenía todo preparado «y el asunto estaba muy claro, un delito que alcanzaba la libertad porque no era considerado grave, y ahí es donde evidentemente la justicia dejaba mucho que desear.

«Después aparece la orden de aprehensión secreta, que nadie conoce, la que lleva la intensión de cambiar totalmente el panorama y hoy por hoy, Padrés está enfrentando una situación muy preocupante de delincuencia organizada y que no solamente se refiere a él sino también a su hijo».

Por tanto, en entrevista para el programa «Fórmula Detrás de la Noticia», aseveró que observa un panorama muy difícil para Guillermo Padrés, «aunque al final, siempre tendrán arreglos los asuntos de orden político, no tengo mucha confianza en que esto se maneje con toda la seguridad de la justicia en nuestro país».

Asimismo, dijo que en la Procuraduría General de la República hay interés de mantenerlo en la cárcel, «pero siempre hay arreglos, siempre hay acuerdos, siempre hay una serie de situaciones que de ‘ común acuerdo’ se ponen en consideración aspectos que benefician al implicado y al final sale libre».

Sin embargo, Eduardo López Betancourt detalló que tanto el ex gobernador de Sonora como su hijo, tendrán un tiempo para demostrar su inocencia dentro del periodo constitucional de 144 días, «y él podrá alcanzar la libertad si los elementos que aporta la Procuraduría no son suficientes, creo que en este aspecto hay manipulación, hay una serie de factores que veo difícil que obtenga la libertad pues ha sido uno de los renglones que se han manejado con mayor interés político». (RadioFormula.com.mx)