Altamira, Tamaulipas.- Personal de Salud de Tamaulipas cerró una carretera para exigir mejor salario y condiciones laborales, sobre todo ante la actual pandemia del coronavirus COVID-19, enfermedad que habría contagiado a por lo menos tres enfermeras.

Peticiones de los protestantes

Un nutrido grupo de médicos y personal de enfermería bloqueó la carretera Tampico-Mante, en Altamira, que comunica al norte del estado; ahí, reclamaron sueldos dignos, además de basificación federal y condiciones laborales idóneas para realizar su trabajo en el Hospital General “Rodolfo Torre Cantú”, que además es uno de los que atiende a pacientes contagiados de coronavirus COVID-19.

Acusan desigualdad salarial en el sector Salud

Portando sus uniformes, así como cartulinas, aseguraron que no comen de aplausos y tampoco se los aceptan en los supermercados para comprar sus alimentos. Las enfermeras aseguraron que tienen un salario de 3 mil 50 pesos, mientras que los doctores ganan unos 4 mil pesos, pero acusaron que hay personal al que le pagan hasta 30 mil pesos.

Cerramos esta carretera porque el Gobierno federal no nos hace caso ni el Gobierno estatal, tenemos 10 años trabajando con los sueldos miserables, 10 años y no nos pagan. Solicitamos ahorita a las autoridades federales y estatales que vengan, que nos apoyen, es tanta la indiferencia que nadie nos hace caso.” Daniel Olvera Barragán, representante de trabajadores eventuales.

Este mismo manifestante señaló que desde este lunes iniciaron un plantón en el hospital donde labora, sin tener una solución por parte de las autoridades de los tres niveles de Gobierno.

Por su parte, el doctor José Alfredo López Meraz fue quien confirmó que tres enfermeras se contagiaron de coronavirus, probablemente dentro del hospital, pues, asegura, están expuestos ante falta de equipo. Además, denunció la falta de apoyo por parte del área de salud para ellas, de las cuales, una se encuentra internada en una clínica que paga por su cuenta.

Hubo tres enfermeras que se contagiaron, a las cuales no se les dio la atención que debe de ser; tuvieron que solventar sus gastos para poder ser atendidos. Ellas estaban laborando dentro de la torre Cantú, el contagio no sabemos dónde fue, pero la exposición que tenemos todos nosotros es alta, entonces lo más seguro es que si fue dentro del Hospital.” José Alfredo López Meraz, médico. (Unotv.com)