México.- El mundo del boxeo ha sido defraudado de nueva cuenta. Muchos ya esperaban con ansias el segundo capítulo de la pelea “Canelo-GGG”, sin embargo ayer se confirmó la noticia que muchos temían: la contienda entre Saúl Álvarez y Gennady Golovkin se canceló oficialmente.

“Quiero pedir perdón a todos los que hayan participado de la promoción de este evento, y especialmente los aficionados. Respeto este deporte. Siempre seré un boxeador limpio”.

La determinación de esto la tomó precisamente Álvarez respaldado por la promotora Golden Boy Promotions, esto para enfocarse en la sanción que podría recibir el jalisciense por parte la Comisión Atlética de Nevada en su audiencia del próximo 18 de abril, misma que se realizará después de que Álvarez diera positivo por clembuterol en dos controles antidopaje que tomó voluntariamente en febrero pasado.

Fue un duro golpe para el pugilista jalisciense, pero sin duda el público también se encontrará desilusionado ahora que no habrá pelea de desempate en mayo próximo. “Soy un peleador limpio, que nunca ha ingerido una sustancia ilícita porque respeto mi deporte y respeto lo que he hecho en mi carrera”, dijo Álvarez en una conferencia telefónica. “Soy un peleador limpio. Estoy tranquilo y con la frente en alto”.

La pelea del 5 de mayo en Las Vegas hubiera sido la revancha del empate que protagonizaron en septiembre pasado, pero hace un mes, Golden Boy Promotions dio a conocer el positivo de Álvarez, atribuidos al consumo de carne contaminada.

Sin embargo, el presidente de Golden Boy, Eric Gómez, dijo ayer que los promotores le indicaron a Álvarez que lo más seguro era que no iba a recibir el visto bueno para pelear el 5 de mayo. El propio púgil dijo que aceptará lo que decida la Comisión dentro de un par de semanas.

“La pelea, la revancha tendrá que esperar y estoy decepcionado y triste porque me he estado preparando para esta pelea muy dura, para demostrar que soy el mejor peso medio del mundo”, declaró el jalisciense.

“La pelea, la revancha tendrá que esperar y estoy decepcionado y triste porque me he estado preparando para esta pelea muy dura, para demostrar que soy el mejor peso medio del mundo”.
Golovkin espera enfrentar a un rival distinto el 5 de mayo en la T-Mobile Arena, pero no será un evento de la magnitud de lo que hubiera sido la revancha con Álvarez.

“Espero con ansias volver a Las Vegas para mi vigésima defensa del título y encabezar mi primera cartelera del 5 de mayo”, dijo Golovkin en un comunicado. “Es momento de menos drama y más pelea”. En tanto, los promotores de Golovkin buscarán un nuevo rival para su peleador, quien es dueño de los cetros de la AMB, CMB, FIB y OMB.

Es posible que ambos púgiles se enfrenten más adelante en el año, dependiendo de las sanciones que reciba el peleador mexicano. (Informador.mx)