El abogado, Andrés Granados, afirmó que Joaquín Guzmán Loera lleva 15 días sin poder hacer llamadas telefónicas, ni salir al patio de la cárcel, además de que no está lúcido y se le olvidan las cosas, ya que le están suministrando un medicamento para la ansiedad y el estrés.

Ciudad de México.- La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), solicitó a declarar el próximo lunes a José Refugio Rodríguez, abogado de Joaquín Guzmán Loera, por las declaraciones hechas al espacio de “Ciro Gómez Leyva por la mañana”, en donde aseguró que los hijos de “El Chapo”, se deslindaban del ataque al Ejército en Culiacán, informó el abogado Andrés Granados.

“Al licenciado José Refugio le llegó un requerimiento por parte de SEIDO, donde lo están solicitando para que declare con respecto a ese tema. Nosotros sentimos que quieren saber cómo fue la fuente, quieren que se les diga quién es la fuente”.

El abogado Andrés Granados, también afirmó que Joaquín Guzmán Loera lleva 15 días sin poder hacer llamadas telefónicas, ni salir al patio de la cárcel, además de que no está lúcido y se le olvidan las cosas, ya que le están suministrando un medicamento para la ansiedad y el estrés, y no le dicen qué es.

Explicó que en la última visita que hizo a su defendido en el Penal de Ciudad Juárez, no se habló de los hechos en Culiacán con respecto a los soldados, “nada más comentamos lo que se dijo en la revista Proceso, lo que manifiestan ellos, y lo que me dijo mi compañero José Refugio, que le habían hecho llegar a él, un comunicado en donde se deslindaban los hijos del señor Guzmán, de eso nada más hablamos”.

Dijo que la conversación fue enfocada a su situación médica, y no se habló más del tema, “hasta le comenté al licenciado José Refugio le llegó un requerimiento por parte de SEIDO”.

Granados, indicó que Guzmán Loera continúa igual en el tema del aislamiento, por ello le aseguró que no entiende cuál es la causa de que no le otorguen llamadas para contactar a su familia, y cuestionó cuándo van a presentar los dictámenes que se tienen para ver la veracidad de su situación.

El defensa, apuntó que en su momento tiene contemplado con hechos mostrar las copias certificadas de los dictámenes que los médicos han tenido que hacer de Guzmán Loera, para que se verifique quién es el que miente, si el comisionado o el director del penal, respecto a la situación en la que vive “El Chapo”.

Dijo que si fuera verdad que a Joaquín Guzmán se le diera el mismo trato que al resto de los reclusos, se le permitiría que saliera a patio y que tuviera sus llamadas con sus familiares, “algo que no hacen y además los demás internos tienen derecho a una visita diaria por parte de su abogado, cosa que aquí no pasa”.

Agregó que al resto de los reclusos no les ponen a gente con cascos y cámaras vigilando todo el tiempo, como es el caso de su defendido que cada que tiene visita con su abogado, hay vigilancia con el rostro cubierto y cámaras en sus casos, además de apuntando todo lo que se dice, por lo que no existe la privacidad. “No creo que los demás internos del penal sufran esta situación”, recalcó.

De los medicamentos que le suministra, señaló que se los dan a Joaquín Guzmán para la ansiedad que le ocasiona el no salir a patio como los demás internos, hecho que origina que se le olviden las cosas, “él anteriormente tenía una mente brillante en el aspecto que se grababa todas las cosas, ahora como que lo siente distanciado, ya se percibe de una persona que no recuerda comentarios que le había dicho cinco minutos antes y me vuelve a preguntar”.

Recalcó que no le dicen qué medicamento le están dando, simplemente le dicen que se lo tome; “sí hemos preguntado pero no nos lo quieren decir, por eso en el dictamen médico va a salir la situación de las pastillas que le están otorgando y el examen psicológico para que vean la situación que ha afectado”. (http://www.radioformula.com.mx/)