Nueva York.- A ocho meses para el inicio de su juicio, el narco mexicano Joaquín El Chapo Guzmán vuelve a comparecer hoy ante el juez federal de Nueva York que lleva su caso.

El ex jefe del cartel de Sinaloa ha decidido sustituir a sus abogados de oficio por un equipo de cuatro letrados expertos en narcotráfico y crimen organizado y estos pedirán al juez Brian Cogan que les permita entrar provisionalmente en el caso. La falta de garantías de que podrán cobrar sus honorarios está ahora mismo retrasando el trabajo de los letrados. Sin acceso a sus fondos y en régimen de aislamiento en el Metropolitan Correctional Center, un penal de alta seguridad que ha albergado a miembros de Al Qaeda, Guzmán no tiene forma de pagar a los letrados.

La cita es a las 10 horas locales en la Corte federal del Distrito Este de Nueva York, en el barrio de Brooklyn, a menos de 10 minutos del penal, en el que se encuentra desde que fue extraditado en enero. Es la tercera vista oral preparatoria del juicio, cuyo inicio fue fijado para el 16 de abril del próximo año.

Los cuatro nuevos letrados están encabezados por Jeffrey Lichtman, el hombre que libró de la cárcel al mafioso John A. Gotti, hijo del capo de los Gambino John Gotti.

El equipo lo integran también Eduardo Balarezo, que defendió en Washington DC al también narco mexicano Alfredo Beltrán Leyva; Marc Fernich, que trabajó con Lichtman en el caso de Gotti; y William Purpura, que lo hizo con Balarezzo en el del narco rival de El Chapo.

El Chapo necesita hablar con su familia para que ésta dé el dinero a los letrados y estos quieren la garantía del Gobierno de que no les embargarán sus honorarios si El Chapo sale condenado.

Estados Unidos estima que el narcotraficante tiene activos por valor de 14 mil millones de dólares ganados con el narcotráfico y otros negocios ilícitos, pero no ha podido hallar ni un solo centavo.

El gobierno estadunidense dio luz verde el jueves a un familiar para entrar al penal. Todo apunta a que una hermana del narco será la primera de la familia en visitarlo en la cárcel a finales de la semana. En ella puede estar la clave para el pago a los letrados.

Sobre Guzmán, procesado por 17 cargos, se cierne como espada de Damocles la cadena perpetua. El gobierno estadunidense lo acusa de la muerte de miles de personas y de introducir miles de toneladas de droga en el país.

“Nos gustaría entrar en el caso y ponernos inmediatamente a trabajar sin más dilación”, dijo Lichtman a la agencia Dpa. “Hemos perdido un tiempo de preparación valioso”.

El Chapo está en la lista de sancionados de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC), la misma lista negra por narcotráfico en la que la administración de Donald Trump incluyó en febrero al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami.

Prohíbe a todo estadunidense hacer negocios con quienes la integran, pero los abogados ya han recibido permiso del Tesoro para hacerlos con El Chapo. La pelota está ahora en manos del gobierno para garantizarles que no les incautará los pagos. (Jornada.unam.mx)