Estados Unidos.- “Llegué a los Estados Unidos a la edad de cinco años, llegué a Los Ángeles, California”, dijo el dreamer Eder Rosas Pimentel.

“Tengo 26 años y soy beneficiario de DACA. Llegué a los 13 años después de que asesinaron a mi papá en El Salvador. Esto fue lo que me trajo a este país”, afirmó Adonías Arévalo.

“Estamos con esa incertidumbre de no saber qué va pasar con el programa y esencialmente con nuestras vidas”, enfatizó Korina Iribe Romo.

“Toda esta semana hemos escuchado rumores. Realmente hay mucha angustia, hay ansiedad”, señaló Abril Gallardo.

Más de 800 mil jóvenes podrían cambiar de estatus migratorio de un momento a otro.

Se trata de los dreamers, hijos de indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes cumplir 16 años y fueron beneficiados en 2012 por uno de los proyectos migratorios más importantes del expresidente Barack Obama, el programa DACA.

“DACA me ha dado la oportunidad de seguir con mis estudios, de trabajar. Yo trabajo como asistente legal para una oficina de migración”, comentó Eder.

Eder nació en Michoacán, pero de su casa no recuerda nada. Sus padres fueron los primeros en llegar a Estados Unidos.

“Llegó un día mi tía y dijo que íbamos a ir al parque, nos subimos a un avión y me quedé dormido atrás de un auto, y cuando desperté ya estaba con mi familia”, narró.

Apenas tenía 5 años. Desde entonces vive en Phoenix, ahí estudió y creció. No conoce otra forma de vida más que la de Arizona.

En 2012 obtuvo el permiso DACA y lo ha renovado dos veces, pero la tranquilidad se terminó cuando Trump llegó a la Presidencia.

De acuerdo con la vocera de la Casa Blanca, Donald Trump anunciará este martes su decisión sobre el programa DACA. Los dreamers tienen miedo y no saben qué esperar del mandatario, sobre todo porque su discurso ha sido contradictorio.

“Vamos a poner fin de manera inmediata a esas dos órdenes de amnistía ilegales del presidente Obama que desafían las leyes federales y la Constitución”, dijo Donald Trump en agosto de 2016.

Y cuando recibió la Presidencia afirmó: “No deberían preocuparse mucho. Están aquí ilegalmente no debería preocuparse mucho. Tengo un corazón grande”.

Colectivos de dreamers de todo Estados Unidos comienzan a organizarse y a alzar la voz. En Phoenix se manifestaron con un plantón fuera de la oficina de detención y deportación de ICE.

“Si termina DACA, muchos de nosotros quizá podemos acabar adentro de este centro, adentro de esos camiones, de estas camionetas y quizá en una deportación”, señaló la dreamer Abril Gallardo.

Su futuro es incierto, ¿qué puede ocurrir con el programa DACA?

Si Trump lo cancela, los jóvenes volverían a ser indocumentados y se convertirían en blanco para deportaciones.

“Eso significaría que más de 800 mil, y 30 mil de ellos están en el estado de Arizona, perderíamos nuestro trabajo, quizá ya no podríamos continuar con la escuela”, dijo Abril Gallardo.

Trump podría anunciar que no habrá más solicitudes nuevas ni renovaciones, o un programa con reglas más estrictas para los jóvenes.

“El otro escenario es que diga que va a dejar que expire. Estamos hablando de alrededor de 5 mil estudiantes que serían afectados por mes, que se les expirarán sus identificaciones. Ya tienen propuestas, ya hay varias. Entonces se tiene que empujar para que alguna propuesta se pueda mover por el Congreso”, reiteró Karina Ruiz, presidenta de Arizona Dream Act Coalition.

Otra opción es que Trump lo deje en manos de la Corte. Que nueve estados, encabezados por el fiscal de Texas, cumplan con la amenaza de presentar una demanda este 5 de septiembre para exigir el fin del programa. La decisión final sería de un juez.

“Una organización de ayuda a migrantes, asegura que, de ser así, el juicio probablemente se extendería hasta 2018. Eso es importante recalcarlo, va a tomar meses, no es que acaba mañana. Otra vez estamos ahí ganando un poco de tiempo”, dijo Karina Ruiz.

Tiempo que los colectivos aprovechan. Los dreamers tramitan la renovación de sus permisos, se informan y se organizan por si tuvieran que salir a las calles y alzar la voz.

“Yo nunca me voy a volver una persona ilegal, yo me voy a convertir en una persona sin documentos”, concluyó Eder.

“He estado aquí toda mi vida. Arizona, Phoenix, ha sido mi hogar”, señaló Korina Iribe Romo. (Noticieros.Televisa.com)